La valoración distingue a aquellos edificios de uso público y hospitales que cumplen con estándares de eficiencia energética y sustentabilidad, y que contempla aspectos como calidad del ambiente interior, energía, uso agua, residuos, iluminación y gestión de operación y mantenimiento.