Un estudio realizado por Regenerativa y verificado por Quantis, consultora internacional con presencia en América y Europa, estableció que, al evitar que los residuos orgánicos terminen en rellenos sanitarios y en su lugar se transformen en proteína para alimentación animal, el sistema productivo de F4F puede evitar emisiones de más de 40 kg de CO2 eq por cada kg de proteína producida.