Comunicación social y el desafío del desarrollo sostenible
Sacando la voz

Comunicación social y el desafío del desarrollo sostenible

Por Alejandro Muñoz, Cofundador de Comunidad Sostenible

El futuro de nuestro desarrollo está en juego y no hay vuelta atrás. Es la consigna de varios sectores del mundo público, privado y la sociedad civil.

El COVID19 ha sido un fenómeno que ha traspasado la dimensión sanitaria para debelar las principales deficiencias de nuestra estructura social.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible como desafío mundial se han transformado en una cruzada llena de obstáculos, en los que se visualiza el año 2030 como una meta muy difícil de alcanzar. En este contexto adverso juega un papel clave la comunicación social como una herramienta transformadora, que está llamada a cambiar nuestra manera de construir, de relacionarnos y de entendernos.

Es que el rol de los comunicadores hace mucho tiempo dejó de ser tan solo informar. Hoy el crecimiento explosivo de los medios digitales permite acceder de manera amplia a un instrumento que permite dar a conocer las principales problemáticas de nuestro país, así como colaborar como herramienta de control capaz de profundizar en el rol del mundo público y privado.

Pero más allá de eso, la sensibilización respecto a los grandes conflictos sociales y la movilización de acciones para combatirlos es uno de los grandes aportes que realiza el mundo de la Comunicación Social cuando se trata de construir un modelo distinto de entendernos.

Cuando existen conflictos debelados y actores promotores de soluciones, surge también fundamental la promoción de iniciativas que en el futuro puedan transformarse en políticas públicas de alto impacto o proyectos privados que puedan ser escalables o replicables a todo el mundo empresarial.

La implementación de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (Ley REP) es un ejemplo claro de cómo la Comunicación Social al servicio del desarrollo puede ser vitrina para hacer patente problemáticas evidentes y empujar una agenda que permita al mundo público abrir los sentidos y tomar las demandas sociales del entorno para convertirlas en normativas.

El COVID19 también ha potenciado el trabajo en alianza. Hoy más que nunca la sociedad civil se ha volcado en ejecutar planes de acción para abordar las dificultades más críticas que ha generado la pandemia en las comunidades vulnerables. La visibilidad del periodismo digital ha permitido que muchas de estas iniciativas hagan eco a nivel estatal y se concrete el trabajo articulado.

“MovidosxChile” es un caso de éxito que a través de la implementación de una plataforma para donar a causas sociales ha logrado una importante alianza con el Ministerio de Desarrollo Social y el resultado es un proyecto de la sociedad civil, patrocinado por el mundo público. No hay mejor ejemplo para darse cuenta que la comunicación sostenible hable puertas y tiende puentes.

Hoy la información es poder y también un derecho plasmado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión”. Sin duda es un anhelo que la sostenibilidad y la comunicación se sigan encontrando y que el derecho a informarse sea también el derecho a expresar ideas, opiniones o visiones diversas. Para construir entre una mejor sociedad y superar quizás la que es la etapa más decidora en la historia reciente de nuestra humanidad.