2019 Emprendimiento

El año de transformación para Socialab

En el 2017 estuvieron a punto de desaparecer del mapa, pero un grupo de jugadas rápidas y audaces los llevó a nuevos horizontes en innovación e impacto social. El 2018 fue un año de transformación, aprendizaje y mucho, mucho trabajo. Comprender los cambios como evolución, reinventarse y adaptarse al entorno, es parte del espíritu con el cual vive y promueve Socialab tanto a los startups que ha apoyado como a las empresas que asesora. Aquí, una nueva historia de sus 8 años de experiencia en innovación de impacto.

Socialab por 8 años se ha especializado en la creación y aceleración de soluciones para resolver desafíos públicos y privados. Hoy es una empresa, y cómo cualquiera de ellas, tuvo un año muy difícil: el 2017 fue complejo en términos de equilibrio, Socialab transitó por el valle de la muerte, si no entendía su entorno y no era capaz de adaptarse a él, iba a desaparecer.

Un día llegó la noticia: Socialab no seguiría, y nadie quiso aceptarlo. Solo dos meses se demoraron en redefinir lo que sería una nueva estructura y forma de trabajar, preparar un plan estratégico 2018 y levantar financiamiento. Había incertidumbre, pero también confianza en el equipo y en el propósito. Apostaron por su principal recurso: la capacidad de solucionar problemas. Y así, se transformaron en su propia solución para sacar adelante una crisis que amenazaba con suprimir el sueño de generar impacto positivo en el mundo y dar vuelta a los grandes problemas de la humanidad.

Después de un 2017 que incomodó, el 2018 se vivió como un año de transformación, aprendizaje y mucha labor de equipo para consolidar una empresa, que más allá de generar convocatorias y procesos de innovación, busca modificar la forma en la que las grandes organizaciones se adaptan al entorno, guiar esos cambios hacia un horizonte de triple impacto: social, ambiental y económico. Todo esto, vinculandose con soluciones innovadoras y agentes de cambio: los emprendedores sociales.

El comienzo

Toda historia tiene un inicio y el de Socialab se remite a la Fundación Un Techo para Chile (hoy, Techo). Julián Ugarte, Matías Rojas, Andrés Iriondo y Askan Straume, pertenecían a esta Institución y trabajaban comprometidos bajo el lema de la superación de la pobreza. Julián estaba a cargo del Centro de Innovación de la Entidad y le fue tan bien que, con sus compañeros y amigos, decidieron crear un laboratorio de Techo: Socialab. Esto se remonta a 2012 en el calendario de vida de Socialab.

Pasaron cuatro años para que Socialab hiciera el cambio de Fundación a Empresa, y ese incentivo lo dio la hoy presidenta de ASECH, Alejandra Mustakis, quien el 2016 por el 10% de participación de Socialab, hizo una de las primeras grandes inversiones que recibirían Julián y compañía.

Basándose en la Economía del Amor, han sido 182 los desafíos de innovación abierta que han impulsado las ideas no solo de chilenos, sino de emprendedores sociales alrededor del mundo.

Cada una de las 57.752 propuestas se han compartido en una plataforma de innovación abierta donde hay 657.156 creativos; una muestra de que la economía del amor, la sostenibilidad en los negocios, y el impacto social en el mundo no es algo pasajero, es realmente hacia donde vamos como sociedad.

Si bien Socialab es sinónimo de cambio, el complejo proceso de transformarse en una empresa: el foco en el cliente, las exigencias, la administración y los resultados; llevaron a sus principales indicadores a propiciar un alerta y esa alerta inspiró al equipo de Socialab a dar un vuelco y apretar el botón de reinicio a comienzos de 2018.

La reinversión

Por primera vez en su historia, Socialab hizo un levantamiento de capital abierto. La plataforma de innovación presente en otros cinco países, además de Chile, debía cambiar de modelo de negocio y de impacto. Para que eso ocurriera abrieron su empresa, reestructuraron los roles, áreas y funciones, pusieron su foco en el cliente, ampliaron su mercado y finalmente capitalizaron.

En sus 8 años de trayectoria la destacada red que detecta desafíos relevantes para la sociedad y privados para luego apoyar iniciativas sostenibles que los resuelvan, hizo una reestructuración de su funcionamiento y engranaje con la integración de un equipo de élite “los mejores de Chile en su área”, según Julián Ugarte, cofundador, ex CEO de Socialab y actual Presidente Ejecutivo de la misma plataforma como consecuencia de este nuevo giro de capital y socios.

Este nuevo capital multiplicaría su capacidad de acción. Así, la primera capitalización pública de Socialab -valorizada en $1.000 millones- fue de $278 millones, lo que representó el 27,8% de la compañía. La inyección de nuevos talentos partieron en enero de este año, con el fichaje del fundador del banco de inversiones Celfin Capital (BTG Pactual), Jorge Errázuriz, al igual que el presidente de Mall Plaza, Sergio Cardone y el fundador de la constructora EBCO, Hernán Besomi. También se sumó Lucy Ana Avilés de Zoma y Juan Yarur.“Todos ellos han invertido en Socialab para ayudarnos a construir una red de apoyo al emprendimiento más potente”, indicó Julián Ugarte a un medio a principios de este 2018.

El objetivo de la inversión fue consolidar los modelos de Socialab para que, mediante el trabajo que se hace con distintas instituciones, empresas y gobierno, se pudiesen detectar y acelerar una mayor cantidad de soluciones para resolver problemas que afectan tanto a privados como la sociedad en su totalidad. Julián agrega que con este equipo y nuevo Directorio, además, se logró “fortalecer los emprendimientos que Socialab apoyó en este año y en el futuro, para que la mayor cantidad de estos- sean soluciones reales, sostenibles y escalables, fuesen monitoreadas por comisiones que tuvieran a estos líderes, cada uno especializado en su área, como experto, observador y evaluador”.

Pero este año, además de sumar nuevos socios, Socialab vivió una especie de reinvención con un Directorio conformado por Jorge Errázuriz, Nicolás Luksic, Alejandra Mustakis, Hernán Besomi, Lucy Ana Avilés, Julián Ugarte y Andrés Iriondo. Este Directorio ha sido clave porque permitió integrar a Socialab una mirada más empresarial, aportando una expertise que no teníamos y que ha llevado la organización a otro nivel.

Se transformaron en un verdadero puente para vincular grandes empresas con emprendimientos innovadores, y su asesoría es requerida en proyectos de un impacto social importante para la agenda del país. A este nuevo prototipo de servicio lo han llamado “Modelo de excubación” que permite aumentar las probabilidades de éxito del vínculo entre empresa y startups para maximizar la generación de valor mutua. “Sabemos que no es suficiente solamente conectar a los startups con las empresas, sino que es clave establecer una metodología que acelere su integración, hemos testeado esta metodología los últimos dos años a partir de nuestra experiencia trabajando con más de 180 grandes organizaciones y 700 startups a lo largo de Latam” indica Matías Rojas, CEO Socialab.

Socialab duplicó sus ventas respecto del 2017 y aumentó su impacto a través de alianzas con grandes organizaciones como Caja de Compensación Los Andes en la iniciativa “TECLA” que buscó las mejores ideas para vivir bien 100 años, un tema que fue de debate público con la reforma a las pensiones del Gobierno hace pocos meses. Bajo esa misma perspectiva, otras instituciones también se han atrevido a innovar y han buscado en Socialab una alianza estratégica para llegar con éxito a los resultados.

Entre esos están La Universidad Santo Tomás con su proyecto “Trabajar para impactar” que convocó iniciativas de innovación social para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores; Redbull con el aterrizaje de “Redbull Amaphiko” en Chile, que con apoyo de a Socialab buscó las mejores 40 ideas para participar en un taller que ayudó a crear y compartir historias potentes que llegan a grandes audiencias de manera efectiva. En otra área estuvo La Municipalidad de La Reina con su proyecto “Innova La Reina” para contribuir al bienestar de los vecinos y la prosperidad de la comuna; Central Mayorista (Walmart Chile) y su programa “De Barrio”, especialmente para contribuir y facilitar la vida y el trabajo de los almaceneros socios de Central Mayorista, sólo por nombrar algunos.

Sin embargo, los nuevos proyectos de los que Socialab ha formado parte este 2018 se suman a otros emblemáticos que ya tienen ganado su espacio como la cuarta versión “AntofaEmprende”, un proyecto de Minera Escondida que busca mejorar el ecosistema de la región y que finalizó este mes de diciembre; con quienes llevan cuatro años trabajando de la mano, visibilizando y celebrando a ciudadanos que sean un aporte extraordinario a su comunidad, que se comprometen a través de iniciativas colaborativas, innovadoras y solidarias con sus comunidades de manera desinteresada.

Uno de los golpes noticiosos ha sido la exitosa convocatoria apoyada por Andrónico Luksic. El empresario, en alianza con Socialab y MBA UC , lanzó desde su cuenta Twitter la iniciativa #ImpulsoChileno en octubre, la cual en menos de 24 horas recibió más de 8.000 postulaciones de emprendedores de todo Chile. Este 15 de diciembre se seleccionaron los ganadores de estos fondos de 3, 5 o 10 millones que les permitirán llevar a término su idea, gracias a esta oportunidad que buscó reunir a personas de todo el país que han tenido una idea para emprender pero les ha faltado apoyo para concretarla.

“Lo que pasó con Impulso Chileno, no es casualidad. Es una respuesta de los empresarios a un llamado de la sociedad civil a apoyar este tipo de iniciativas. En Socialab estamos convencidos de que las mejores empresas, en un futuro no tan lejano, van a ser las empresas que resuelvan los problemas más importantes del mundo. Y ante eso, nuestra fórmula es simple: vincular las empresas con la innovación a través de startups o intraemprendimientos.” explica Julián Ugarte.

Los desafíos futuros

Socialab facturó el 2017 $432 millones, este 2018 subió a $869 millones y esperan alcanzar en 2020 los $1,000 por ventas de servicios de innovación a las empresas y apoyo en la transformación de las organizaciones a través de la innovación social. Al mismo tiempo hacer crecer el portafolio de los Partners de impacto y su impacto regional, estos son startups que ya generan ventas e impacto y están en proceso de crecimiento. Dentro de ellos se encuentra Servisenior, Freshwater, Braveup, Hora Fácil, Wheel the World, entre otros. Lo que dará pie a la creación de Socialab Ventures que se enfocara en acelerar el crecimiento de su portafolio de startups con las cuales comparte participación en sus negocios

Con el capital inteligente, se abrió un año tremendamente positivo para Socialab. Desde un principio han buscado la sostenibilidad y rentabilidad de la empresa. Y esto ha sido consecuencia de una decisión disruptiva dentro de la historia de Socialab: abrirse a nuevos socios, hoy 95. Gracias a esto, se creó una estructura organizacional más eficiente, efectiva y afectiva y pareciera que todo va en ese rumbo. “Estamos creando una red de gente entusiasmada que entiende este tema y que nos está ayudando a llevar a Socialab a otro nivel y los número lo demuestran. Hoy ya podemos comprobar que nuestro impacto social y nuestro resultado económico van creciendo en forma proporcional. Es lo que realmente nos mueve, demostrar que una empresa como la nuestra y como las empresas que apoyamos pueden crecer bajo la lógica del triple impacto” expresa Matías Rojas.

Post Comment