En 2020 vimos cómo las micro, pequeñas y medianas empresas tuvieron que sumarse -casi por obligación- al proceso de transformación digital y adquirir en poco tiempo las competencias suficientes para sobrevivir a la pandemia, aún presente.