19.7 C
Santiago
Miércoles, Febrero 1, 2023

La sostenibilidad en el mundo de la información

Olor a Papá
Diario Sustentable
Diario Sustentablehttps://www.diariosustentable.com/
Contamos historias que merecen crecer. Pensamos diferente y elegimos creer en las personas, comunidades y organizaciones, las grandes y las que están empezando ahora en la mesa de un café, pero que van a cambiar el mundo.
NESTLÉ

El elevado consumo energético de los servidores en todo el mundo, se está convirtiendo en un problema cada vez más acuciante a la hora de combatir los efectos del cambio climático. El crecimiento de internet y el envío de datos online continúan acelerándose de manera exponencial, lo que multiplica el consumo eléctrico en todo el mundo y, en consecuencia, multiplica las emisiones de CO2.

Gigantes tecnológicos como Google o Amazon están tratando de lograr que sus servidores operen cada vez más con energías renovables. Sin embargo, el nivel de inversión que requieren esas instalaciones es muy elevado, por lo que se hace necesario repensar el problema desde diferentes puntos de vista para acelerar la transición energética y reducir el consumo eléctrico de internet en su conjunto.

La inversión de las grandes compañías tecnológicas es insuficiente

Aunque empresas como Meta –propietaria de Facebook, WhatsApp e Instagram– presumen de haber alcanzado las cero emisiones de CO2 en sus instalaciones, en la mayoría de los casos seguimos lejos de estas cifras. Google, Apple, Amazon o Samsung tienen aún mucho camino por recorrer para alcanzar las cero emisiones en la totalidad de su industria, y, además, internet en su totalidad es mucho más que un puñado de empresas.

La gestión de los grandes centros de información es muy costosa, no solo por la necesidad de renovar y mantener cientos de miles de ordenadores de manera simultánea, sino también por su elevada inversión en refrigeración y ciberseguridad. Esta inversión es indispensable porque protege tu información personal y garantiza su funcionamiento, y a esto hay que sumar muchos otros gastos secundarios a los que también debe hacerse frente.

El problema del streaming de Netflix, Spotify y la IPTV

Abrir una plataforma de streaming y comenzar a ver una película o escuchar nuestras canciones preferidas en Spotify, mientras vamos al trabajo, pueden parecer actos inocentes, pero se encuentran entre los principales responsables del aumento del consumo energético de internet. Los esfuerzos de estas compañías para reducir sus emisiones de CO2 son insuficientes, ya que solo se aplican a sus propios servidores, y no a los dispositivos de sus usuarios y al sinfín de nodos informáticos que transmiten su información.

Irónicamente, miles de influencers en todo el mundo publican contenidos ecológicos en sus redes sociales y en plataformas como YouTube, para reclamar una reducción de las emisiones de CO2. Sin embargo, en la práctica, estas publicaciones tienen un impacto directo en la huella ecológica, contribuyendo así al calentamiento global. Por eso, la reducción del streaming y el aumento del consumo de contenidos sin conexión deberían estar entre las prioridades de la industria.

La transición hacia un modelo basado en la arquitectura ARM

Otro de los aspectos más importantes para reducir el consumo de los servidores de internet son los chips que utilizan. Debido al excesivo consumo eléctrico de los chips de Intel, la industria ha optado mayoritariamente por chips de AMD para aumentar la eficiencia de sus servidores. No obstante, AMD también utiliza la arquitectura x86 empleada por Intel, y esta arquitectura consume mucha electricidad por más que se optimice.

El lanzamiento del popular M1 de Apple abrió un nuevo horizonte de posibilidades a pesar de su elevado coste. Este ordenador utiliza la arquitectura ARM, que es la que suele emplearse en los smartphones y las tablets debido a su menor consumo eléctrico. Al escalar esta arquitectura a las redes de servidores, sería posible mantener o incluso superar la capacidad de computación actual ofrecida por AMD o Intel, reduciendo considerablemente su consumo.

La apuesta por las energías renovables debe ser mucho más firme

Las energías renovables están generando un porcentaje cada vez mayor de la electricidad consumida por la mayoría de los países del mundo, pero su crecimiento continúa siendo demasiado lento. Además, este aumento de su producción está creciendo casi en paralelo a la demanda, lo que obliga a países como China o a territorios como la Unión Europea a seguir dependiendo de combustibles fósiles como el carbón o el gas para su producción eléctrica.

Una apuesta más decidida por las energías renovables puede cambiar este modelo de manera mucho más acelerada. El aumento de las plantas de energías renovables reduce considerablemente el precio de la electricidad, lo que libera una gran cantidad de dinero que de otro modo debería destinarse a la importación de combustibles. La reinversión de este dinero en nuevas plantas de energías renovables reduce aún más el gasto y las emisiones de CO2, acelerando todavía más una transición energética que cada día es más urgente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

NUESTROS SOCIOS
PEFCspot_img
SALMONES CAMANCHACA

LO ÚLTIMO