21.8 C
Santiago
Jueves, Diciembre 9, 2021

Fundación Portas: combatiendo la deserción de Estudiantes de menores recursos.

Diario Sustentablehttps://www.diariosustentable.com/
Contamos historias que merecen crecer. Pensamos diferente y elegimos creer en las personas, comunidades y organizaciones, las grandes y las que están empezando ahora en la mesa de un café, pero que van a cambiar el mundo.

porta (640x480)Fundación Portas: combatiendo la deserción de Estudiantes de menores recursos. Por estos días miles de estudiantes de Universidades, Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales, se preparan para afrontar un nuevo año académico. Las expectativas son altas, aprobar los ramos de cada semestre y continuar en la carrera se transforma en la lucha diaria de los estudiantes.

Según cifras del Ministerio de Educación, más del 25% de los estudiantes de primer año desertan de sus carreras, tasa que aumenta cuando se trata de jóvenes provenientes de establecimientos municipales, que alcanza un 32,5% versus el 21,9% de deserción en estudiantes egresados de colegios particulares.

Gran parte de los estudiantes provenientes de hogares de menores ingresos son los primeros de sus familias en ingresar a la educación superior y muchas veces no encuentran en su entorno el apoyo necesario para enfrentar un proceso de alta exigencia.

Muchas veces la falta de oportunidades se manifiesta en la carencia de competencias de aprendizaje y vínculos sociales, que a veces resultan ser insuficientes o no ajustadas a las que demandan las instituciones de educación superior, llevando en gran parte de los casos a la deserción académica.


Fransisca Egaña Del Sol, Directora Ejecutiva de Fundación Portas, organización que lleva más de siete años acompañando a jóvenes durante todo su paso por la educación superior, se refiere a las dificultades que enfrentan estos estudiantes “muchos de los jóvenes que ingresan a Portas nunca habían tenido que salir de sus comunas para estudiar, y ahora deben atravesar la ciudad entera para llegar a sus centros de estudio, lo que provoca rupturas en sus formas habituales de relacionarse con el mundo” dice la psicóloga.


Los factores que habitualmente influyen en la deserción académica son variadas y Egaña así también lo advierte: “Por otra parte, deben enfrentarse a dificultades económicas y familiares, además de altos niveles de exigencia académica que en muchos casos hace tambalear su decisión de mantenerse dentro del sistema” señala.

La falta de recursos, la ausencia de redes de apoyo y las dificultades académicas llevan a que muchos jóvenes talentosos se queden en el camino sin llegar a titularse, acumulando deudas y sin la posibilidad real de cambiar su contexto personal y el de sus familias.

Actualmente el Ministerio de Educación está trabajando en la implementación del PACE, Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior, que busca ampliar el acceso de estudiantes provenientes de los sectores de menos recursos al sistema de educación terciaria.

Al igual que los planes propedéuticos de acceso a la universidad, el PACE involucra no sólo espacios de preparación académica, sino que también pretende que los jóvenes adquieran herramientas y habilidades que les permitan desenvolverse de mejor manera en el mundo académico y profesional. “Nos parece relevante la existencia de programas propedéuticos o de inclusión que acompañen en la nivelación previa a estos estudiantes y que les den un mayor soporte para su tránsito por la universidad o el instituto” afirma la Directora Ejecutiva de Fundación Portas.

Sobre Fundación Portas

Fundación Portas trabaja con jóvenes de los dos primeros quintiles de menores ingresos que estudian en la educación superior, acompañándolos desde que ingresan a estudiar hasta que obtienen un título y se insertan en su primer trabajo profesional.

Durante siete años, sus esfuerzos han estado concentrados en dos líneas: la primera, es promover la titulación oportuna de los jóvenes y su consecuente retención en el sistema educacional. Hasta hoy, la fundación cuenta con un 90% de retención en sus becados, porcentaje significativamente superior al promedio nacional.

La otra parte de la intervención, dice relación con el desarrollo de habilidades blandas en los jóvenes. Por medio de la creación de un exhaustivo programa que –a modo de una malla curricular paralela- va desarrollando diversas habilidades en los jóvenes a lo largo de su paso por la educación terciaria. Así, un joven que complete su paso por la fundación y se titule, tendrá al menos 350 horas de desarrollo formativo en Comunicación, Autoconocimiento, Competencias emprendedoras, habilidades sociales y gestión personal, entre otras.

Aspire Vero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

NUESTROS SOCIOS
VERAMONTEspot_img
SECHE GROUPspot_img
PEFCspot_img

LO ÚLTIMO