El tiempo es el nuevo dinero que se negocia en el mercado laboral
Hoy hablamos de...

El tiempo es el nuevo dinero que se negocia en el mercado laboral

Los actuales profesionales sienten que su satisfacción laboral va unida a poder tener una semana de trabajo reducida, teniendo en cuenta los requisitos marcados por la empresa, pero apostando por la iniciativa y compromiso del trabajador.

En un mercado laboral afectado por la crisis sanitaria, donde las empresas luchan por captar y retener talento y los profesionales buscan empleos que los motiven y faciliten conciliar su vida personal y profesional, el trabajo flexible se presenta como una de las alternativas que satisface a ambas partes y que más se está extendiendo en organizaciones que quieren ser más dinámicas para los tiempos actuales.

Cuando se habla de flexibilidad laboral nos referimos a la racionalización del trabajo, a la productividad, a encontrar el equilibrio entre los intereses de las personas y los de la empresa. Y es que todas estas cualidades tienen un mismo fin: conciliar la vida personal con la profesional.

En esta línea, en Chile, los actuales profesionales de a poco van sintiendo que su satisfacción laboral va unida a poder tener una semana de trabajo reducida, por lo que sin dejar de tener en cuenta los requisitos de las compañías, prefieren ganar menos dinero a cambio de tener mayor tiempo para poder invertir en ellos.

“Hoy en día, las condiciones actuales del mundo implicarán una nueva transformación, quizás con jornadas más cortas en días o en horas, más flexibilidad y la posibilidad del teletrabajo como instancia permanente o híbrida, combinada con lo presencial. Es muy importante que las empresas escuchen a sus colaboradores y se vayan adecuando a las circunstancias del momento”, afirmó la directora de la empresa de reclutamiento especializado Robert Half Chile, Karina Pérez.

A raíz de lo anterior, para que tenga efecto este sistema, que es tendencia en Europa y está centrado en el negocio del tiempo de trabajo, se debe avanzar en un clima de confianza, sobre todo por parte del colaborador, y de que es capaz de responder a sus obligaciones sin necesidad de marcarle un horario fijo o la asistencia obligada a la oficina.

 En este contexto, según un reciente estudio de Robert Half de Alemania sobre mercado laboral, el 46% de los gerentes encuestados ya ofrece un modelo de trabajo en el que en vez de que sus colaboradores trabajen cinco días a la semana, lo hagan en cuatro, logrando así organizar de diferente manera sus horas laborales y su tiempo libre. 

 “Algunas de las ventajas para las compañías que ya iniciaron este camino son el aumento de la productividad, la reducción del ausentismo, la mejora del clima laboral y la atracción y retención del talento. Para los colaboradores, conciliación de vida personal y profesional, compromiso y sentido de pertenencia, por mencionar algunas”, agregó la ejecutiva de Robert Half.

 La tendencia mundial apunta a mejorar la calidad de vida de las personas y a bajar gradualmente la jornada laboral, por lo que es necesario que las empresas incluyan criterios de flexibilidad que den cuenta de las rápidas transformaciones que viven los mercados laborales.

En definitiva, es muy importante tener claro que un cambio de mentalidad y cultura al interior de las compañías, un management en base a métricas, sistemas de información y diagnósticos internos claros, permiten dar los primeros pasos hacia el camino de la conciliación, sin poner en riesgo la continuidad de las compañías y sin afectar el crecimiento económico.

Post Comment