Envases plásticos: inocuidad y promoción de economía circular
Sacando la voz

Envases plásticos: inocuidad y promoción de economía circular

Por Andrea López, Jefe Innovación y Desarrollo, División Retail en Empresas Iansa

Cada vez que miramos en nuestro entorno y vemos la presencia y uso de envases –específicamente de plásticos– nuestra primera impresión es clasificarlos como algo con un impacto negativo para el medio ambiente, debido a los residuos que generan. En este sentido, uno de los principales desafíos que tenemos es “educar al consumidor”, mostrándole la versatilidad y las nobles cualidades que estos materiales tienen para asegurar la protección e inocuidad de los alimentos.

Los envases nos ayudan a conservar los productos alimenticios para mantenerlos en condiciones óptimas, preservando su inocuidad y sus características propias, por ejemplo: textura, sabor, aroma, entre otras. Es relevante mencionar que no existen soluciones de cambio de envases plásticos para el 100% de los productos del mercado, porque las necesidades de protección son muy diversas, pero sí se disponen de soluciones cada vez más sostenibles y que consideran minimizar el impacto ambiental. 

Una vez que consumimos los alimentos, los envases quedan disponibles para continuar otro camino, y este segundo desafío es poder enseñar a ver los envases vacíos como un recurso y no como un residuo: esto va en línea con el objetivo de reducir, reciclar o reutilizar estos recursos. Esto también se relaciona con la economía circular, que resulta ser otro desafío, ya que es necesario hacer cambios que transiten desde la economía lineal a la circular, siendo esto un gran reto, porque se requiere de infraestructura en el mercado local, que sea parte de este ciclo virtuoso.

Con la primera Ecoetiqueta enmarcada en el   Acuerdo de Producción Limpia, al cual Empresas Iansa se suscribe voluntariamente, estamos contribuyendo en la educación al consumidor y lo vamos acercando la experiencia del reciclaje, favoreciendo así la economía circular. Para acceder al sello, nos certificamos con una entidad externa, acá superamos un nuevo desafío, innovar en el desarrollo de materiales de envases, ya que pudimos contar con un empaque 100% reciclable, para nuestra nueva línea de legumbres secas. Hoy tenemos más de 30 productos que ya cuentan con el Sello #ElijoReciclar y seguimos trabajando para continuar incorporando productos. Este logro es una acción real y concreta de nuestro compromiso con la sostenibilidad y la sustentabilidad.

Importante y no menos desafiante es incentivar la cultura del reciclaje a nivel de consumidores en sus casas, si bien hoy tenemos comunas en las cuales existen Puntos Limpios que reciben envases y los toman como recursos, no son masivos. Tampoco todos los municipios disponen de servicios de retiro del reciclaje a nivel domiciliario, dado que esto requiere contar con   nuevos recursos e incentivos.

Si tomamos la referencia de cómo Europa ha ido avanzando en términos de circularidad, a futuro se visualiza la necesidad de incorporar materiales reciclados de post consumo a materiales vírgenes, ésta será una alternativa para la disminución de materiales de envases circulantes. Bajo este escenario, se nos presentará una gran barrera legislativa, dado que deberemos contar con un marco regulatorio para garantizar la inocuidad de estos materiales resultantes, sobre todo para aquellos que van a estar en contacto directo con los alimentos. Para poder cumplir con lo anterior, deberemos contar con un proceso de desarrollo que contemple todos los ensayos necesarios, para garantizar que estos materiales serán realmente inocuos.

Al momento de desarrollar nuestras nuevas líneas de productos trabajamos con foco en la innovación continua con una mirada sistémica integral, acercándonos cada vez más a una metodología en base al ecodiseño, que nos permite ofrecer a nuestros consumidores productos envasados en materiales que puedan sean reciclados.

En término de acciones, como ejemplo, hemos efectuado cambios de materialidades, reducciones para evitar el “sobre-empaque” o directamente el uso de materiales altamente reciclables con los cuales nos hemos podido certificar con la ecoetiqueta. Si bien sabemos que vamos avanzando en reutilizar y reciclar, la línea de avance en Europa evidencia que hay parte de materiales con un camino futuro hacia el compostaje, pero para eso nos queda un largo camino por recorrer

Todas estas iniciativas y cambios hablan de una empresa que asumió un compromiso real para generar el menor impacto ambiental posible, a través del desarrollo de nuevas y mejores alternativas sostenibles.