la pandemia del COVID-19 ha creado un nuevo panorama de preocupaciones y necesidades de los consumidores. Por ejemplo, la seguridad alimentaria y el desperdicio se han convertido en problemas más urgentes, mientras que la preocupación por el medio ambiente sigue siendo sorprendentemente fuerte, a pesar de la pandemia.