Menú

Pronto Copec se suma al movimiento Chao Bombillas

Pronto Copec se suma al movimiento Chao Bombillas

 « “Es una bombilla no más” dicen cada día billones de personas en todo el mundo […]». Así comienza su discurso el movimiento Chao Bombillas, cuyo fin es el de reducir la producción de plásticos desde una iniciativa tan aparentemente simple como dejar de usar bombillas cuando se consumen bebidas tanto en casa como en los restaurantes o incluso en los lugares de trabajo.

¿Por qué tomarla contra las bombillas?

Se sabe que el 90% de la basura que flota en el océano es plástico. Si bien este material es contaminante, afecta, además, al ecosistema marino, provocándose que los animales se enreden y/o ingieran fragmentos provocándose su muerte.

Esto, a diferencia de lo que muchos puedan creer, sí que afecta al ser humano, puesto que, debido a la continuación de la cadena alimentaria, terminamos ingiriendo estas sustancias contaminantes que previamente afectaron a la fauna marina. A pesar de que todavía no se conocen con exactitud los efectos nocivos para la salud, la prevención aboga por no dar lugar al desarrollo de futuras enfermedades surgidas por la introducción de componentes extraños en el organismo.

Incluso para los más escépticos, hay evidencias de que los desechos marinos provocan pérdidas en los sectores pesqueros y a nivel macroeconómico, puesto que se observa cómo se obtiene beneficio exclusivamente de un 5% de los plásticos, siendo el otro 95% desechado, lo que constata una fuga de capital y, consecuentemente, la debilidad del modelo productivo actual.

En base a esto último, cabe decirse, y aquí es donde entran en juego las bombillas, que del total de residuos marinos un 18% pertenece a residuos no plásticos, un 27% a residuos plásticos de los equipos de pesca, un 49% de plásticos de un solo uso y el otro 6% de otros tipos de plásticos. Ese 49% estaría conformado, como su nombre indica, por objetos como cubiertos de plástico, botellas, bombillas, bastoncillos de algodón o incluso las boquillas de los cigarrillos, entre otros. Tomando importancia, por tanto, la participación ciudadana como medio para reducir el impacto negativo sobre los ecosistemas.

De la individualidad a la colectividad

Puesto que de nada sirve la actuación individual sin el apoyo de las grandes empresas, que a fin de cuentas son las que producen en mayor medida la gran masa de productos de plástico que posteriormente los consumidores adquieren, son varias las empresas que se están sumando al movimiento de reducción de plásticos.

Si bien como explicábamos hace un tiempo, el Hotel Courtyard de Santiago Las Condes estaba trabajando con bombillas comestibles, ahora la que se ha sumado a la causa es la tercera cadena de comida rápida más grande de Chile, Pronto.

Pronto Copec está apostando por la eliminación de las bombillas, así como la reducción de plásticos en sus envases, ya que como indican, su impacto como empresa abiertas las 24 horas del día los 365 días del año es decisiva, por lo que ofrecer productos de calidad tanto a nivel gastronómico como de sostenibilidad no es sino una apuesta por el bienestar de lo más importante para una empresa, sus clientes.

Como Pronto, cada día más empresas están sumándose a la iniciativa, con el fin de promover una ciudadanía empoderada, responsable y consciente de su entorno, que tal y como indica la iniciativa #ChaoBombillas es el motor de cambio hacia un planeta sostenible.

Podcast

Nuestros Socios

SODIMAC

CCU

FALABELLA

ENEL

CENCOSUD

UNILEVER

VEOLIA

WOM