Pablo Egaña, Profesor Escuela de Negocios UAI: “nos falta tener el capital humano, capacidades y habilidades para llevar a cabo la transición hacia la económica circular en forma exitosa”
Economía Circular

Pablo Egaña, Profesor Escuela de Negocios UAI: “nos falta tener el capital humano, capacidades y habilidades para llevar a cabo la transición hacia la económica circular en forma exitosa”

“En la Escuela de Negocios de la UAI estamos trabajando en varios frentes para poder entregar un conocimiento base sobre desarrollo sustentable y economía circular a nuestros estudiantes señaló Pablo Egaña, Profesor Escuela de Negocios UAI, Doctor en Desarrollo Sustentable, Columbia University.

“Esto complementándolo y potenciándolo con programas de postgrado en estos temas para poder dotar con las herramientas necesarias a los futuros líderes en negocios y desarrollo sostenible”, agregó.

En conexión con Diario Sustentable conversamos sobre si la transformación digital un catalizador clave de la economía circular.

¿Es la transformación digital un catalizador clave de la economía circular?

De todas maneras, los determinantes claves para el desarrollo de la economía circular podríamos agruparlos en tres: los desafíos de sostenibilidad a nivel ambiental y social (y los potenciales cambios en regulaciones asociados), el desarrollo de la industria 4.0 (digitalización, automatización, IoT, etc.), y los cambios en preferencias y modos de vida de los ciudadanos.

En este sentido, ¿Cómo la transformación digital y generación de datos puede aportar a mejores políticas públicas y gestión de empresas?

La transformación digital y la inmensa capacidad de generación de datos actual en base a IoT y otros, se vislumbra como una gran oportunidad para desarrollar mejores políticas públicas y mejorar la gestión de las empresas.

Para movernos hacia una economía circular un elemento fundamental es transitar desde consumidores a usuarios en el ciclo técnico de materiales y productos. Empresas que históricamente vendían maquinaria para la minería, por ejemplo, hoy ya se han transformado en empresas que ofrecen la posibilidad de contar con esa maquinaría funcionando en óptimas condiciones 24 horas, 7 días de la semana. Asimismo, dado que les interesa la operación de la maquinaria, poder predecir sus fallas, que uso sea optimizado, etc. tienen incentivos a utilizar mejores materiales en su construcción, dotar de IoT (“Internet de las Cosas”, sensores, etc.), repararlas, recuperar materiales valiosos, entre otros.

Respecto a las políticas públicas, la información satelital, sumada a sensores locales, drones, y algoritmos para darle sentido a esta data, han ido ayudando a monitorear el cumplimiento de normativas de contaminación, uso de suelo y aguas, entre muchos otros.

¿Crees que la economía circular va a sustituir a la lineal?

Es difícil predecir el futuro. No obstante, creo que hay un cambio de conciencia y un sentido de urgencia que está ocurriendo en varios niveles, entre ellos: individuales, empresariales, sociedad civil, gobiernos locales y supra nacionales/globales, respecto al cambio climático y a demandas sociales críticas como la pobreza extrema, la desigualdad de género y económica, entre otras.

Asimismo, nos falta tener el capital humano, las capacidades y habilidades, para llevar a cabo esta transición en forma exitosa.

Por otro lado, se ha estado hablando que la actual pandemia puede acelerar algunos cambios asociados al desenvolvimiento de la economía circular, tales como aumento del consumo local tanto de productos del ciclo biológico como técnico; una menor propensión a consumir, sobre todo productos de mayor valor, lo que podría incentivar la reparación, la economía del compartir, la reutilización, el obtenerlos como usuario, no como consumidor, etc.; y finalmente, acortar las cadenas de suministro y la disminución de la dependencia del comercio internacional.

Cómo se puede apreciar, todo esto se ve potenciado por: la transformación digital hace posible que esta transición sea posible, manteniendo, y probablemente, aumentando la satisfacción y el bienestar de las personas. El resultado al final del día va a depender sobre cómo manejemos la crisis sanitaria y económica para transformar esto en una gran oportunidad para transitar hacia un desarrollo sostenible económico, social y ambiental.