Más de 34 mil kilómetros, cerca de 8 mil atenciones y más de 5 mil muestras de PCR son las cifras que dejan cinco meses de funcionamiento de estos furgones equipados con personal e insumos de salud que entregaron atención médica en la puerta de la casa de los vecinos del Biobío, La Araucanía y Puente Alto.

La iniciativa impulsada por CMPC y Desafío Levantemos Chile consta de furgones capacitados con equipamiento y personal médico que recorre diversos barrios para atender a vecinos en sus domicilios, especialmente a adultos mayores, y así evitar que se trasladen a centros hospitalarios donde podrían contagiarse por Covid-19.

Así como casi toda la sociedad se ha visto impactada por la crisis sanitaria y económica causada por el coronavirus, los recicladores de base, trabajadores que obtienen sus ingresos de la venta de materiales reciclables, también se han visto afectados por la baja de dichos productos presente en las calles o puntos limpios, así como también presentan un riesgo mayor por contagio por el contacto con elementos no desinfectados.