Durante una actividad realizada en la reserva, se inició de manera simbólica el proyecto que incluirá trabajos en zonas de alto valor ecológico, construcción de cortafuegos, limpiezas de terreno, recolección de germoplasma, reforestaciones con especies nativas y planes de educación con la comunidad sobre la prevención de incendios, entre otros.

Más de 34 mil kilómetros, cerca de 8 mil atenciones y más de 5 mil muestras de PCR son las cifras que dejan cinco meses de funcionamiento de estos furgones equipados con personal e insumos de salud que entregaron atención médica en la puerta de la casa de los vecinos del Biobío, La Araucanía y Puente Alto.