La programación se perfila como conocimiento transversal para la educación del futuro
Hoy hablamos de...

La programación se perfila como conocimiento transversal para la educación del futuro

La programación informática es una herramienta cuyo aprendizaje muestra una alta demanda en el mercado del trabajo y constituye una oportunidad para mejorar el razonamiento lógico formal.

Por ello, muchos especialistas ven este tipo de conocimientos como transversal para formar a los profesionales del futuro.

Si bien más de alguna vez hemos oído hablar sobre la programación computacional, continúa siendo un área que se asocia a un sinfín de números, palabras y símbolos, que pareciera que solo los expertos en informática pueden entender. Sin embargo, actualmente programar es tan o más importante que aprender un nuevo idioma.

Programar es fundamental para el mundo laboral actual, ya que aparte de considerar ciertas habilidades técnicas que integran muchos conocimientos básicos, permite usar la creatividad e ingenio para resolver problemas y automatizar tareas con la ayuda de la computación. Dicho de otra forma, la programación consiste en entender, construir y modificar el software, algo muy presente en los dispositivos actuales.

Para la directora de la empresa de reclutamiento especializado Robert Half Chile, Karina Pérez, se debería dar mayor énfasis a la formación para el futuro, es decir integrar nuevas materias como programación, algo que deberían aprender los profesionales. Esto, a la luz de la realidad de que en el sistema educacional se sigue enseñando con la lógica de hace 100 años atrás, aun cuando se estima que para 2050, el 50% de los colaboradores tendrá que reconvertirse.     

“Aprender a programar es aprender a pensar de otra manera, ya que permite ejercitar otras capacidades que sirven para todos los ámbitos de la vida, como mejorar el razonamiento lógico formal y potenciar la habilidad para la resolución de problemas. Es por esto que es fundamental que jóvenes y profesionales se entusiasmen en capacitarse en dicha área, ya que es un elemento transversal para la educación del futuro”, afirma la ejecutiva.

Además de permitir una rápida inserción laboral, empresas de prácticamente todos los sectores requieren en la actualidad el trabajo de profesionales en áreas que van mucho más allá de la creación de plataformas y softwares. Existen diferentes tipos de profesionales con conocimientos en programación, y todos ellos son muy necesarios para actualizar y garantizar la competitividad de las compañías en el mercado moderno.

Asimismo, el director de Estudios y Tecnología de CETIUC, Matías Fuentes, cree que la programación en sí será parte “fundamental de diferentes materias básicas para que los profesionales, en el rubro en que se desempeñen, puedan utilizar estas herramientas y ampliar sus capacidades, logrando generar mayor impacto en los procesos de negocios en los cuales están inmersos”.

En esta línea, y en el marco de una nueva versión de la Expo Capital Humano 2020, el managing director de Coding Dojo -una de las academias de programación a nivel global-, Sebastián Espinoza, puso sobre la mesa el complejo desafío de pensar en la formación para el futuro.

“En esta prospección de lo que nos traerá el mercado laboral en unos años más, una idea que toma fuerza es que serán las nuevas habilidades, no los títulos, las que darán forma al futuro del trabajo. En esta línea, la programación es una habilidad transversal que abrirá muchas nuevas oportunidades y aportará a cualquier carrera en este nuevo contexto, por lo que vale preguntarse qué nivel de presencia debiera tener en la formación de las nuevas generaciones”, señaló Espinoza. 

Esta mirada respecto a la programación como parte de la formación básica de los ahora estudiantes y profesionales del futuro, ya está en marcha en países desarrollados, mientras que en Chile hay iniciativas aisladas impulsadas en algunos colegios. Sin embargo, en internet es posible encontrar portales para que los niños aprendan a programar en forma sencilla, con lenguajes especialmente pensados en ellos, como es el caso de Scratch, desarrollado por el MIT. En la misma línea, es posible encontrar paquetes de robótica infantil que permiten aprender a programar en forma divertida y a edad temprana.