2020 Hoy hablamos de... Sociedad Civil

Expertos presentaron los desafíos que tendrá el sector rural de Chile una vez superada la crisis por Covid-19

La Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) y la Fundación Huella Local, realizaron este miércoles el Seminario online “Desarrollo Rural post crisis Covid-19”, instancia donde un panel de especialistas analizó los puntos centrales de la nueva Política Nacional de Desarrollo Rural y cómo esta podría beneficiar el desarrollo, tanto social como económico, de todas las localidades rurales del territorio.    

Ha pasado casi un mes desde la publicación de la Política Nacional de Desarrollo Rural en el Diario Oficial, decretándose como una política oficial del Estado que busca mejorar  la calidad de vida y aumentar las oportunidades de los más de 4,5 millones de chilenas y chilenos que viven en zonas rurales del país, ocupando el 83% del territorio nacional. 

A raíz de esto y en el contexto que vive el país por el Covid-19, la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura y la Fundación Huella Local -organización sin fines de lucro que colabora en los municipios más vulnerables del país mediante el desarrollo de proyectos de infraestructura pública con alto impacto social-, organizaron el seminario “Desarrollo Rural post crisis Covid-19”, espacio donde la directora nacional de Odepa, María Emilia Undurraga; Gonzalo Vial, director ejecutivo de Huella Local; Ignacia Fernández, directora de RIMISP y Alejandro Salazar, profesor del Instituto de Geografía de la PUC, entregaron las claves para enfrentar el nuevo escenario del mundo rural una vez superada la crisis.

Con respecto a la implementación de esta nueva política pública, lo cual exigirá al Estado velar por que se trabaje para igualar definitivamente las oportunidades en todo el territorio, María Emilia Undurraga  dijo que “esta Política busca nivelar la cancha para permitir el desarrollo de las personas y sus proyectos de vida en los territorios donde habitan, promoviendo el desarrollo de las regiones y coordinando a distintos ministerios para ser una herramienta que reduzca la pobreza”. Por su parte, Ignacia Fernández agregó que para que las comunidades más vulnerables del país logren mejorar sus condiciones de vida, “debe atribuirse una mayor responsabilidad a los municipios. Esto tendrá un impacto positivo a nivel local, permitiendo impulsar eficientemente la distribución de roles de los actores locales y generando de alguna manera que, por ejemplo, los programas de apoyo tengan mejores resultados”. Además, la directora de RIMISP destacó la relevancia que significará la elección de los Gobernadores Regionales: “faltan cosas por resolver, pero seguramente permitirá alinear las decisiones intersectoriales dentro las regiones”. 

En la misma línea, el profesor del Instituto de Geografía de la PUC, Alejandro Salazar, indicó que son los gobiernos locales los que tienen el conocimiento de las necesidades de la gente, sin embargo, “es importante fortalecer a los municipios rurales, específicamente, a sus trabajadores. Hoy en Chile existe un déficit en cuanto a las posibilidades que tienen las plantas profesionales de los municipios más vulnerables, ya que muchas veces estos no cuentan con la expertise que requiere el diseñar, planificar y articular tanto los proyectos como también esfuerzos que permitan potenciar a sus territorios y, por ende, a la comunidad”. 

A lo largo de los años, hemos visto que en Chile existen desigualdades y brechas al comparar la realidad entre diferentes municipios. En ese sentido, diversos actores son los que han trabajado buscando fórmulas que permitan que los sectores rurales cuenten con mayores fuentes de financiamiento, disminuyendo el centralismo en la toma de decisiones y la administración de las regiones. 

Por esta razón, Gonzalo Vial destacó el rol que tiene la sociedad civil y el sector privado, señalando que “en muchos casos, estas organizaciones son las que trabajan codo a codo con las autoridades locales y regionales velando para que estos cuenten con más y mejores oportunidades. Es imposible pensar en un desarrollo a nivel territorial si es que estos actores no trabajan de forma colaborativa con el Estado; la articulación de los esfuerzos y el trabajo con las comunidades, permitirán que los avances de esta política cuando la crisis sanitaria tenga cierta normalidad, sean exitosos”, cerró. 

Post Comment