2020 Emprendimiento Hoy hablamos de...

5 soluciones chilenas que están ayudando a enfrentar la pandemia COVID-19

Desde  apps a robots son algunas de las tecnologías que se han puesto al  servicio de las personas, empresas y autoridades para sobrellevar esta dura enfermedad.

Tras el brote de coronavirus originado en Wuhan, China, nuevas soluciones se han puesto al servicio de las personas, industrias y autoridades para sobrellevar esta enfermedad.  De esta forma, la tecnología e innovación han sido clave para lograr mejores resultados, e incluso reducir su propagación e impactos.

Lo interesante es que la industria chilena ha sorprendido, no solo por no quedarse atrás sino que por estar a la vanguardia en sus soluciones. Estas son algunas: 

  • Máscarilla 3D imprimible: El Laboratorio de Fabricación Digital (FabLab) de la U. de Chile, alojado en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM), respondió al llamado de la Asociación de Fabricantes frente a la Emergencia Sanitaria (AFES) -un grupo de instituciones y profesionales creado para trabajar en el diseño y manufactura de equipamiento médico de código abierto (open source)- y diseñó un escudo facial (face shield), imprimible en 3D, compostable y a bajo costo. El escudo facial está compuesta por un cintillo imprimible en 3D -en ácido poliláctico (PLA), un polímero con propiedades semejantes al PET, que es biodegradable bajo ciertas condiciones a temperaturas cercanas a 60 °C- y una mica tamaño carta (como las de librería). La impresión de cada cintillo tarda 90 minutos, por lo que con las 300 impresoras funcionando podrían obtenerse 300 cintillos cada una hora y media.
  • App para la construcción, minería y agricultura: La empresa chilena CTRL IT,  que tiene una fuerte presencia en la construcción, minería y agricultura, desarrolló una actualización de su app para detectar potenciales casos del Coronavirus en lugares con alta dotación de trabajadores.  La herramienta funciona con la declaración del trabajador al ingreso de la jornada laboral. Al momento de registrar su horario de entrada y su asistencia, deberá firmar una declaración respondiendo sí o no a un conjunto de breves consultas que permitirán detectar un posible contagio de COVID-19. Si declara que sí, informando un potencial riesgo, la app despliega un mensaje dando instrucción al trabajador de acercarse a la administración del recinto para recibir las indicaciones para un procedimiento preventivo. Asimismo, se emitirá en forma automática un correo electrónico a los encargados del lugar.
  • Prototipos de ventiladores mecánicos: Un equipo de ingenieros de la Universidad Católica presentaron su prototipo de ventilador mecánico obtenido de planos entregados por compañías internacionales. El respirador está siendo supervisado por médicos del Hospital Clínico UC, y de aprobarse por el ministerio de Salud, podrían comenzar a producirse 200 unidades semanales. Por otro lado, dos ingenieros de la Universidad de Santiago crearon un ventilador mecánico portátil llamado Rescatador Respiratorio Automático (RRA), que fue fabricado con impresión 3D,  para usarlo en pacientes que presenten complicaciones respiratorias.
  • Cobre en infraestructuras: Combatir la propagación del coronavirus aplicando un barniz con cobre a las infraestructuras del transporte público, aeropuertos, hospitales, escuelas, ya que tiene propiedades antibacterianas y antivirales durante diez años, es una de las soluciones que se está evaluando en muchos sectores.  Si bien hace más de una década, y gracias a una inversión pública, la minera estatal Codelco impulsó este desarrollo, esta tecnología que consiste en añadir partículas del metal con el objetivo de transformar superficies o materiales en agentes antimicrobianos, podría ser una de las grandes soluciones a la pandemia.
  • Robot para detección de COVID.19: La empresa forestal Arauco, a través de su Centro de Investigación Bioforest, ha puesto a disposición de las autoridades un robot para la detección temprana del virus Covid-19. ¿Cómo funciona? Permite la extracción de ARN, que logrará reducir los tiempos de detección del Covid-19 desde 3 a 4 días, a un máximo de 4 horas, procesando 96 muestras en dos horas, casi 5 veces más que los sistemas actualmente en servicio.

Post Comment