Por María Jesús García-Huidobro, gerente de markting de Laborum.com.

Si bien el trabajo a distancia era una tendencia que se venía tratando de implementar hace meses, su abrupta adopción por la crisis sanitaria dejó a muchos a la deriva. Paralelamente, con la expansión de la pandemia, cientos de empresas se han visto enfrentadas al deber de implementar nuevas formas de manejar equipos y desarrollar servicios.

Cuando nos ponemos a pensar que más del 70% de las mujeres son sostenedoras de hogar en Chile y que la participación laboral femenina alcanzó sólo un 49,2% de acuerdo al INE en febrero, es imposible no reflexionar sobre las desigualdades del país.