Energías renovables Hidrógeno Verde

El “hidrógeno verde” emerge como el reemplazante del diésel en el transporte forestal

Recientemente se conoció que Chile lidera en Latinoamérica la producción del hidrógeno verde (H2V) y junto a Australia, Alemania, China, Arabia Saudita y los Países Bajos, se alza como uno de los principales productores mundiales de este tipo de energía renovable.

Conscientes de las oportunidades que propicia el hidrógeno renovable para los sectores productivos del país, la consultora energética Mas Valor Partner, junto a investigadores del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad del Biobío, iniciaron hace un  año, un trabajo colaborativo para desarrollar un proyecto para emplear hidrógeno verde en el transporte forestal, iniciativa que destaca entre otras desarrolladas en la región.

Esta innovación considera una propuesta de autoabastecimiento y distribución móvil del hidrógeno a las faenas de cosecha y comunidad y se tomó como foco el sector forestal por ser un sector productivo que ofrece mayores ventajas para el uso de hidrógeno en comparación con otros y es una industria representativa de la manufactura y exportación de la región, y, por último, tiene gran potencial de impactar positivamente a su entorno.

Otra de las oportunidades que se vislumbran con este proyecto es que posibilitaría impulsar la generación propia de energía con H2 por parte de las mismas empresas, por ejemplo, reutilizando su propia biomasa, lo que permitiría a nuestro país pasar a liderar la producción del combustible del futuro. Un dato relevante es que las principales firmas mundiales fabricantes de camiones de carga ya han anunciado un plan de cambio tecnológico paulatino que proyecta que en 2025 comenzarán a fabricar camiones a base de hidrógeno de forma masiva, y en 2040 se terminará con la producción de camiones diésel. 

De acuerdo a los autores del proyecto, de concretarse un recambio de la actual flota de camiones forestales, se generaría un 25% de ahorro de combustible solo por el reemplazo del diésel por H2, además del ahorro en los gastos operativos y disminución de 2.000 piezas móviles a 20, sin lubricantes y a baja temperatura.

Rodrigo Díaz, Ing MBA Director de Masvalorpartner y quien además es integrante de la Asociación Chilena de Hidrógeno, H2 Chile, dijo que a nivel internacional está comprobado y existe evidencia científica que el rendimiento del tipo “well to wheel” para un motor a base de hidrógeno tiene mayor eficiencia que uno de combustión interna que solo alcanza un 13% en promedio. Además de reducir al 100% la emisión de gases contaminantes, el profesional destacó la mayor autonomía y menor OPEX  en un camión que se mueve a base de hidrógeno.

Por ejemplo, dijo “si pensamos en un camión diésel que actualmente tiene una autonomía de 450 kilómetros promedio, un vehículo de carga que obtiene energía del hidrógeno tendría una autonomía de 1.000 kilómetros, es decir podría desplazarse sin necesidad de abastecerse de combustible en un tramo similar al de Santiago a Osorno”.

Patricio Álvarez, doctor en ingeniería civil e investigador del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la UBB, dijo que el proyecto busca monitorear el desempeño de vehículos de carga pesada eléctricos que obtienen la energía del H2V.

Al respecto, los gestores del proyecto ya formalizaron alianzas para desarrollar una de las etapas del proyecto, que es el piloto mínimo viable, que incluye la incorporación de dos camiones eléctricos a base de hidrógeno, cuyo desempeño y rendimiento será trazado y evaluado.

“La idea es poder evaluar en terreno y en forma acotada el rendimiento de un camión eléctrico alimentado con H2V, y monitorear variables operacionales en faenas forestales, variables de mantenimiento y repostaje así como también toda la cadena logística de generación, almacenamiento y alimentación del H2V, además de su correspondiente modelo de negocios”, explicitaron.

Proyección mundial

Australia, Alemania, China, Arabia Saudita, los Países Bajos y Chile aparecen como los principales  productores mundiales de este tipo de energía renovable, escenario positivo que ha llevado a las autoridades a proyectar a nuestro país como una potencia mundial en el desarrollo de esta industria.

 “Un camión con H2 de un peso aproximado de 36 toneladas, podría disponer de un estanque de 600 kilos para almacenar hasta 80 kilos de hidrógeno. Es decir, tendría incluso una mayor capacidad de transportar carga si lo comparamos con un vehículo de carga eléctrica que utiliza sólo baterías”, precisó Díaz.

“Nuestras expectativas con este proyecto son reducir significativamente el costo de mantención de la flota pues estos vehículos tienen menos partes que su contraparte diésel, y desde el punto de vista del repostaje el suministro de H2V es muy parecido al abastecimiento del diésel, lo cual significa que estos camiones, a diferencia de camiones eléctricos alimentados por baterías, no requieren períodos prolongados de tiempos (horas) para la recarga de baterías”, agregó.

El Seremi de Energía del Biobío, Mauricio Henríquez, destacó las oportunidades que genera el hidrógeno verde para el país y la región, y relevó la importancia de la Estrategia Nacional del Hidrógeno Verde.

“Biobío tiene mucho que decir. En específico el transporte que hoy día desarrolla la industria forestal podría ser con hidrógeno verde, por eso es relevante el avance que se está desarrollando con diferentes proyectos de varias universidades para poder tener la primera planta piloto y las primeras aplicaciones en hidrógeno verde en la zona”, destacó el seremi de Energía.

Por su parte, el Presidente de Corma, Juan José Ugarte, señaló que “el compromiso de todos nuestros asociados está con la actividad sostenible de la industria forestal, trabajando cada día por el adecuado equilibrio entre los bosques y territorios. La innovación de este proyecto,  que incorpora otra matriz de energía renovable, es el camino para poder alcanzar la carbono neutralidad y con ello mitigar el cambio climático en el país, mejorando así nuestra calidad de vida”.

Cabe destacar que en la Región del Biobío, hay varias iniciativas que destacan para el desarrollo de H2. La primera dice relación con la implementación de una planta piloto  para la producción de hidrógeno verde al interior de UCSC para reforzar, la segunda, es la Alianza Estratégica Hidrógeno Verde para el Biobío, ejecutada por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción. Sin embargo, el proyecto más destacado es la alianza Macro facultad UBB y MasValorpartner con variadas  propuestas en la producción y usos de H2 Verde ya presentadas a la industria nacional.

Post Comment