Puerto San Antonio redujo en un 35% su gasto energético
Conciencia Verde

Puerto San Antonio redujo en un 35% su gasto energético

La principal fuente de ahorro ha sido el cambio de luminarias a tecnología led en el Paseo Bellamar, lo que significó una disminución del 20% en consumo de energía.

Una importante disminución del gasto energético experimentó el Puerto San Antonio con la implementación del Acuerdo de Producción Limpia (APL). Este acuerdo se firmó con la participación de 16 empresas pertenecientes a la Comunidad Logística de San Antonio (Colsa).

Héctor Marchant, jefe de Sustentabilidad del Puerto San Antonio, explicó que “uno de los hechos relevantes a destacar como resultados del APL es que hemos reducido a la fecha un 35% el gasto de energía. Esto se ha logrado debido a una serie de acciones mancomunadas que se han implementado. Luces con ahorro energético, medición y rendimiento de combustibles en los vehículos, adaptación de espacios eficientes en nuestras dependencias, manejo de residuos y una serie de elementos que apuntan a reducir la huella de carbono son algunas de ellas”.

Las claves de la reducción en gasto energético

“La reducción conseguida hasta hoy se explica mayoritariamente por el cambio de luminarias a tecnología led que realizamos en el Paseo Bellamar, lo que permitió un ahorro energético de un 20% (el objetivo es llegar a un 50%). El otro 15% corresponde al sector de Plisa, lugar de aparcamiento de camiones que ingresan a los terminales portuarios. Lugar en donde también sustituimos las luces por otras con mejor eficiencia energética”, aclaró.

A modo de ejemplo, el jefe de Sustentabilidad de la empresa portuaria dijo que “en nuestros hogares usábamos ampolletas de 100, 80 o 65 watts. Hoy al usar luminarias con tecnología led nos dan potencias de 6, 8 o 10 watts, con una iluminación similar de luz fría o cálida. Ya dejaron de venderse las ampolletas de filamento y este tema va avanzando muy rápido”.

Respecto a la finalidad del APL, Marchant aclaró que “pretende cuantificar y reducir la huella de carbono, para así contribuir al cuidado del medio ambiente. Sin embargo, también busca ser una instancia para que las empresas puedan hacer más rentable su negocio al largo plazo.

Los logros en materia de ahorro del APL

En cuanto a este Acuerdo de Producción Limpia, en el que junto a la empresa portuaria están suscritas la mayoría de las compañías pertenecientes a Colsa y los terminales portuarios de la comuna, el proceso formal partió hace cuatro años con la firma de convenio por parte de los participantes, se comenzó a implementar el 2017 y logró su certificación portuaria el año 2020.

Marchant recalcó que “uno de los principales elementos que destaco de este APL es que es el único del ámbito portuario que considerara toda la cadena logística y no sólo lo referido al frente de atraque. Además, todo el proceso para llegar a este acuerdo de carácter público privado fue fundamental, en que finalmente todas las empresas llegaron a acuerdo, se generaron las confianzas necesarias y un trabajo colaborativo para cumplir con los objetivos”.

“Hubo una etapa denominada Mesa de Negociación del APL, donde se establecieron las metas a lograr, acciones específicas y plazos. Luego calculamos la huella de carbono a través de Huella Chile, la gestión de residuos sólidos antes de la ley REP anticipándonos al cumplimiento normativo, manejar los indicadores de sustentabilidad en lo social, ambiental y lo económico”, contó el experto.

Marchant añadió que “nos correspondió, en coordinación con la Autoridad Marítima, evaluar la factibilidad técnica y económica para realizar un estudio. Primero de línea de base biológica en el puerto y luego un plan de monitoreo biológico, con la finalidad de apoyar los esfuerzos en el cumplimiento de la estrategia nacional para el control y gestión del agua de lastre y sedimentos de los buques. Esto último correspondiente al proyecto GloBallast Partnerships Programme (IMO)”.

Compromiso

Además, el jefe de Sustentabilidad de la empresa destacó que “la gracia del APL es que debe ir más allá de la normativa vigente. La normativa es una obligación impuesta, pero acá hay un compromiso concebido como gestión empresarial, siendo el principal motor para su ejecución la convicción que es necesario”.

“Somos el enclave marítimo que más carga transfiere en Chile y uno de sus valores corporativos más relevantes es que su operación debe ir más allá de lo económico. De esta manera, así para generar un impacto positivo donde interactúa, incluyendo tanto a las personas como al medio ambiente”, finalizó Héctor Marchant.

Post Comment