Tomas Santa María, Candidato PhD en Economía Circular, Universidad de Graz, Austria: “la transición hacia una economía circular es inevitable, ya que hace total sentido para las empresas, ciudadanos y gobiernos”
Economía Circular

Tomas Santa María, Candidato PhD en Economía Circular, Universidad de Graz, Austria: “la transición hacia una economía circular es inevitable, ya que hace total sentido para las empresas, ciudadanos y gobiernos”

Tomás Santa María está investigando para su tesis doctoral en la Universidad de Graz sobre temas relacionados con el concepto de economía circular con el objetivo de encontrar formas de utilizar los recursos de la manera más eficiente posible y minimizar el desperdicio.

La pregunta, que se hace Santa María es si la transición será lo suficientemente rápida para evitar una catástrofe y si seremos capaces de revertir el daño ya hecho.

“Esta transición requiere que los gobiernos adapten las reglas del juego, integrando una visión holística y de largo plazo en sus políticas, proactividad e innovación del mundo privado, y transformación de los hábitos de consumo y comportamiento ciudadano”, agregó el Santa María.

¿Es la transformación digital un catalizador clave de la economía circular? 

La digitalización es un facilitador clave para el desarrollo de una economía circular, ya que esta permite la implementación y escalamiento de modelos de negocios circulares que serían difíciles de gestionar o incluso imaginar. Por ejemplo, los Sistemas-Producto-Servicio, donde el vendedor mantiene la propiedad del producto y el usuario recibe la funcionalidad de este, requieren generalmente de tecnologías que permitan hacer seguimiento del uso del producto.

Por ejemplo, donde los usuarios comparten el uso de un producto, requieren tecnologías que permitan conocer la ubicación, condición y disponibilidad del mismo o aún más sencillo, la desmaterialización de un servicio es una estrategia circular aún más radical, como es el caso de Netflix llevando a Blockbuster a la bancarrota. 

La digitalización también permite la democratización de la economía circular, ya que, si, por ejemplo, se promueve una cultura de innovación y código abierto, tendremos gente haciendo impresión 3D en todos los rincones del planeta, creando y reparando productos en base a demanda con insumos locales.

A pesar de que la revolución digital, las tecnologías de la Industria 4.0 y los avances de la biotecnología son grandes catalizadores de la Economía Circular, no olvidemos que hoy ya contamos con estrategias circulares de gran impacto y que son de baja tecnología, como son reducir nuestro consumo, reusar y compartir los productos, comprar de segunda mano, compostar, reparar o desmantelar, separar residuos y reciclar, las que requieren más de una transformación en los hábitos de consumos y comportamiento ciudadano -y empresarial- que de una nueva tecnología.

En este sentido, ¿Cómo la transformación digital y generación de datos puede aportar a mejores políticas públicas y gestión de empresas?

Tanto en empresas como en organismos públicos, las nuevas tecnologías digitales pueden facilitar la recopilación de datos con sensores, el intercambio eficiente de los mismos a través de las mejoras en conectividad, y la transformación de datos en información valiosa y accionable a través las nuevas técnicas de análisis.

Esta información y análisis, antes no disponible, permite hacer una gestión eficiente de los recursos y productos, por un lado permitiendo la extensión de su vida útil a través de reparación preventiva, upgrade o rediseño desde el origen; y por otro, facilitando la recuperación del producto, para darle una segunda vida útil -o tres o cuatro-, remanufacturarlo o simplemente cerrar el ciclo a través de la cosecha de piezas y reciclaje del material.

Esta “nueva” información sobre la vida del producto, los hábitos de consumo y el impacto ambiental en cada una de sus fases debe guiar el ecodiseño de los productos y servicios en las empresas, por un lado, y por otro, del desarrollo de política públicas, las que por ejemplo deben estimular el reuso, reparación y remanufactura, y limitar los residuos y el desaprovechamiento de recursos. 

¿Crees que la economía circular va a sustituir a la lineal?

La transición hacia una economía cada vez más circular y sustentable es inevitable, ya que hace total sentido tanto para las empresas, ciudadanos, gobierno y por supuesto, para el planeta.

Dicho esto, no creo que la economía circular vaya a reemplazar en su totalidad a la economía lineal, sino que van a convivir por un buen tiempo; ni tampoco creo que la Economía Circular sea una panacea que nos librará de todos nuestros problemas; pero sí creo que nos ofrece una ruta viable y factible en la que todos los actores se pueden poner de acuerdo, y que espero abra la puerta a un mayor grado de conciencia sobre los límites de la humanidad y nuestra relación con el entorno.

La economía lineal en la que se ha basado la revolución industrial y crecimiento económico de los últimos 150 años hacía sentido cuando no vislumbrábamos el impacto planetario, pero hoy estamos viendo las consecuencias de forzar los límites de la capacidad planetaria. Un crecimiento infinito de la economía no es posible en un planeta finito, el paradigma debe cambiar, priorizando el bienestar humano y del ecosistema.