2020 Sacando la voz

Es hora de nivelar la cancha

Por Camilo Carrasco, Director Ejecutivo Fundación AcercaRedes

Hace unos días la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) junto al Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo publicaron su Índice de Confianza del Emprendedor (ICE Emprendedor), el cual arrojó que durante los meses de marzo y abril la confianza de los emprendedores llegó a la cifra más baja en sus casi tres años de historia.

Sin duda, la sensación de incertidumbre que tienen todos los que forman parte del mundo de la innovación y el emprendimiento está asociada a las consecuencias de dos hitos que han marcado la pauta del último año y lo que va de este: el estallido social y la pandemia del Covid-19. Las cifras de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento son reflejo de esto, pues para finales del año pasado ya habían 1.558 empresas declaradas en quiebra y a la fecha son más de 550 las que señalan estar en este mismo escenario.  

Esta situación no sólo golpea a los emprendedores que durante años han luchado por impactar activamente la economía, el empleo y el desarrollo del país. También afecta a los que día a día caminamos con ellos y trabajamos duro por entregarles más y mejores herramientas y redes para que puedan mantenerse firmes desde lo social y lo económico.

Del camino recorrido a lo largo de nuestra historia y, particularmente en los últimos meses, lo aprendido es que en situaciones adversas como las que estamos viviendo, los emprendedores deben mostrar con más fuerza que nunca su tenacidad, creatividad, resiliencia y capacidad de adaptación, pero para que estas características salgan a relucir necesitan una cancha nivelada. Hay que propiciar un cambio cultural y generar espacios para apoyar la compra local y darle un empujón a los más pequeños para que tengan la confianza y la oportunidad de demostrar que pueden competir en igualdad de condiciones.

Evitar que las pequeñas y medianas empresas quiebren exige una visión asociativa del problema. Por ello nuestro llamado es a abrir espacios de colaboración entre la comunidad, el mundo público y el privado para mantener vivas a las pymes, que representan el 98,6% de las empresas registradas en nuestro país, lo que demuestra que su importancia en nuestra economía nacional.

Hoy se hace más que necesario acortar las brechas existentes y poner en marcha acciones que les permitan a los emprendedores subir los peldaños que sean necesarios para convertirse en proveedores con un nuevo y mejor estándar. Pero el mensaje no es sólo para las autoridades, empresas y/o instituciones, el compromiso también debe venir de parte de los consumidores: a ser más conscientes y comprometidos con el desarrollo local, prefiriendo productos y servicios de emprendedores para apoyar de manera directa esta cruzada.

Si lo miramos por el lado positivo, la pandemia pone sobre la mesa una gran oportunidad. Podemos marcar un antes y un después en la vida de muchos, tomando decisiones que los ayuden a sostener su trabajo, y que confirmen que a través de un trabajo colaborativo podemos ser un aporte para la economía local del país.

Post Comment