2020 Sacando la voz

El nuevo vuelo de los CIO

Por Miguel Teixeira, CEO de everis Chile.

Aunque la importancia de los CIO (Chief Information Officer) o los principales responsables de los sistemas de tecnologías de la información de las empresas venía creciendo en las últimas décadas, la actual pandemia se convirtió en una prueba de fuego, consolidando su figura dentro de las compañías y determinando sus próximos pasos.

Con una función de segunda línea en las operaciones de las empresas de fines del siglo pasado, donde no era raro encontrar a los jefes de informática en los subterráneos o cuartos distantes de los edificios corporativos, con los años su rol cambió, dejando atrás la asesoría puntual para convertirse hoy en ejes fundamentales de la transformación digital.

En este nuevo sitial, los CIO han superado grandes desafíos como desarrollar y asumir estrategias digitales; incorporar nuevas tecnologías como la IA o Data Analytics a las operaciones; o montar sofisticados mecanismos de ciberseguridad.

Sin embargo, todas estas transformaciones, que habían funcionado en un mar quieto o con algo de turbulencias, en los últimos meses han tenido que experimentar desafíos insospechados, verdaderas tormentas, como producto de los efectos colaterales del coronavirus. Así, en pocas semanas, el incipiente contacto de algunos con el mundo digital se transformó en la urgente necesidad de operar, y muy bien, con el teletrabajo al máximo; acelerar y repensar las estrategias de e-commerce; o adaptar la tecnología a los nuevos requerimientos sanitarios, entre otros.

Leyendo un reporte sobre la opinión y puntos de vista de los CIO de 24 compañías de distintos sectores que elaboramos en everis, noté que la principal preocupación hoy en día no está puesta en sobrevivir a la pandemia, sino en dar los pasos hacia un nuevo escenario futuro. Es así como los CIO han entendido muy bien sobre qué tenemos que reflexionar: prepararse para lo que queremos ser en 5 o 10 años en vez de pensar en cómo reestablecer el funcionamiento de las empresas a su condición pre pandemia. Allí radica la diferencia entre un líder y un ejecutor.

Es imposible que una empresa no piense en la supervivencia de la actividad, en dotar de infraestructura y soluciones para asegurar la continuidad del negocio. Esto es importante pero no suficiente. Está dentro del rol del CIO analizar las lecciones aprendidas para dar, rápidamente, paso a prepararse para el mañana. Es allí donde debe colocar su atención y todos los esfuerzos.

En esta etapa es cuando se aprecia el lado positivo de situaciones como las actuales. Esta es la tormenta perfecta para aprender a volar sin piloto automático. Es que a veces, necesitamos estos impulsos para volvernos más creativos, soñadores y exigentes. Es así como los líderes tecnológicos de las empresas deben mirar hacia el futuro con optimismo y con foco claro en aquello que puede impulsar el negocio, como las Operaciones Híbridas. Que es lo mismo que decir un marco metodológico integrado que busca nuevas maneras de proveer valor al negocio a través de la integración de capacidades tecnológicas (RPA, Smart Workflow, Machine Learning, Agentes Cognitivos o Procesamiento de Lenguaje Natural) y humanas.

Las compañías que aprovechen esta crisis para dar un rol más protagónico a los CIO estarán un paso más cerca de la verdadera revolución digital posterior al Covid-19. Recordemos que la innovación y la tecnología juegan un papel fundamental a la hora de diseñar la estrategia del futuro de las empresas.

No me sorprenderá que en el futuro el CIO se convierta en la mano derecha de los principales tomadores de decisiones empresariales, si es que aún no lo es. El liderazgo tecnológico de los CIO será desde ya una condición sine qua non para convertirse en una empresa diferencial.

Post Comment