2020 Hoy hablamos de...

Ferias Libres en Chile: cuidar e innovar

Comerciantes de la capital chilena se apegan a las normas sanitarias, las cuales son de importancia estratégica para mantener el abastecimiento de productos agropecuarios frescos a la población.

Carlos Garrido, de 60 años, es feriante en el centro de Santiago hace más de cinco décadas. Trabaja en la comuna que registra el mayor número de infectados por covid-19 en Chile, la única que se encuentra en cuarentena total ininterrumpida hace casi dos meses.

Carlos no ha parado de vender. Diariamente practica el mismo ritual: se levanta a las 5 de la mañana para dirigirse al Mercado Lo Valledor, el mayor centro de abastecimiento de Chile, para luego montar su puesto de verduras en la feria.

Una cosa importante cambió para Carlos en la actual coyuntura: su hermano y compañero de trabajo, Pedro, de 68 años, con el que nació y se crio en estas mismas ferias, ya no puede trabajar debido a que está recién operado del corazón, es diabético y por su edad debe cuidarse y quedarse en casa.

“Es difícil para él encerrarse, ya que su vida es la feria. Sabemos que la única manera en que podemos continuar vendiendo y acercando los alimentos a los barrios y a la gente de Santiago es siguiendo las normas que ha puesto la autoridad. Estamos trabajando con salvoconducto, que es la patente del camión, mascarillas y guantes, con un puesto libre de por medio y manteniendo la distancia social con los clientes”, comentó Carlos, que ha tenido que arreglárselas para asumir sólo la responsabilidad del puesto y observar las normas de sanidad en medio de una fuerte fiscalización.

Al visitar las ferias se constata que un equipo de inspectores está velando por que se cumplan los protocolos ampliamente difundidos por la Municipalidad de Santiago, que ha hecho hincapié en la necesidad de apego a las normas sanitarias y también ha recalcado la importancia estratégica de mantener el abastecimiento de productos frescos disponibles para los vecinos.

Froilán Flores, presidente de la Confederación Nacional de Ferias Libres (ASOF), gremio que representa a un 70% de las organizaciones de feriantes en Chile, es parte del Comité de Abastecimiento para el Covid-19, convocado por la Presidencia de Chile. El comité está formado por los principales actores de la cadena de distribución de alimentos y productos de primera necesidad, entre los que se encuentran ferias libres, supermercados y centrales mayoristas, los cuales siguen abasteciendo de manera normal a la población.

“Existe un 20% de ferias libres con suspensiones, menos horario y menos días de funcionamiento a nivel nacional. Creemos que no podemos aplicar restricciones a estos tradicionales espacios de intercambio y encuentro comercial dado que son esenciales en una nación como la nuestra, en la cual un 70% de productos hortofrutícolas son distribuidos desde este canal, un 50% de productos marinos y otros 50% en huevos”, dijo Flores.

Los miembros del Comité trabajan muy cerca de las autoridades para desarrollar un plan sanitario especial para las 1.114 ferias libres y sus 340.000 comerciantes, con el objetivo de hacer de estas un sitio seguro de abastecimiento y poder abrir la totalidad de las ferias del país.

feriachile2
Rosa es clienta de Carlos Garrido, le compra zapallos italianos y repollo, aunque hace un mes y medio no ha podido ir a la feria. Ella recibió de muy buena gana la noticia de las compras por teléfono y ha realizado varios pedidos de frutas y verduras.

Para el Subsecretario de Agricultura de Chile, José Ignacio Pinochet, las ferias libres en Chile son el lugar más seguro para que las personas puedan acceder a alimentos sanos, extraídos por agricultores del país, cercanos a sus casas y a un precio asequible para todos.

“Como Ministerio de Agricultura hemos conversado con los alcaldes de todo Chile para que les den facilidades de funcionamiento. Es importante recalcar que las ferias son parte de la solución y no del problema. El cierre de uno de estos centros generará que una persona deba trasladarse a un lugar lejano a su casa y que ciertamente estará más saturado, exponiéndose en mayor manera a contraer la enfermedad”, dijo el funcionario.

El subsecretario cuenta que ha recorrido más de 20 ferias libres durante las últimas semanas y que está en constante comunicación con los Secretarios Regionales Ministeriales (SEREMI) de todo Chile. “Sabemos la compleja situación que estamos viviendo como país, sin embargo, la mayoría de los feriantes ha sabido enfrentar la pandemia y ha atendido a sus usuarios con mascarillas, desinfectando constantemente sus puestos de trabajo. En este proceso ha sido clave tanto el apoyo de los alcaldes como la disposición de los comerciantes” comentó.

Dentro de las medidas ya implementadas está la instalación progresiva de túneles sanitarios, lavatorios móviles y una alianza realizada a nivel comunal con una conocida aplicación de pedidos a domicilio para conectar las ferias a los usuarios y al mismo tiempo descongestionarlas.

Rosa Vergara, de 47 años, vive en el bohemio barrio Brasil, del centro de Santiago. Ella ha podido teletrabajar ya que atiende clientes en una empresa de retail y desde su departamento ha podido funcionar bien.

Rosa es clienta de Carlos Garrido, le compra zapallos italianos y repollo, aunque hace un mes y medio no ha podido ir a la feria. Ella recibió de muy buena gana la noticia de las compras por teléfono y ha realizado varios pedidos de frutas y verduras.

“El problema es contar con un abastecimiento seguro de alimentos frescos como ensaladas y frutas y contar con verduras para cocinar sano, tener este acceso a comprar por teléfono es espectacular ya que uno compra en forma directa a la feria a la que normalmente va y podemos apoyarnos en conjunto. Para nosotros la feria es un paseo familiar y tenemos afecto por nuestros caseros” afirma Rosa.

Los precios de los productos se han mantenido y su calidad es excelente, las entregas se concretan en un par de horas como máximo y, como cuenta Rosa, la práctica del delivery permite evitar aglomeraciones y pagar en forma digital, a través de tarjetas de débito y crédito y por transferencias electrónicas. 

En Chile, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) se encuentra trabajando en una serie audiovisual para divulgar normas de cuidado para el personal que trabaja en la cadena agroalimentaria, incluyendo el que comercializa en las ferias libres.

Carlos y Rosa, seguramente en un futuro no tan lejano, podrán volver a sus vidas normales, encontrarse con una sonrisa en la feria y retomar algo que era tan simple como ir a vender y comprar.

Por ahora es tarea de todos adaptarse, vendedores y consumidores, autoridades y vecinos. Hora de cuidar e innovar.

Post Comment