2019 Actualidad

Arturo Soto, Director del Grand Slam Antofagasta Bodyboard Festival 2019: “Mi conexión con la naturaleza a través del bodyboard fue algo mágico”

Fundador de Club Budeo y director del Campeonato Mundial Antofagasta Bodyboard Festival, Arturo Soto, conoció este deporte a los 13 años y se propuso cumplir su sueño: vivir del mar.

Durante cuatro años se dedicó a surfear solo, descubrió una ola de nombre Budeo, y logró representar a Chile en Francia, España, Portugal, entre otros. Se trajo una fecha del campeonato mundial de bodyboard a Antofagasta. Y creó Club Budeo, para ayudar a los niños de la población en la que se crió, a salir de la droga y la delincuencia, haciendo por ellos, lo que el mar hizo por él. 

El impacto que ha tenido en niños y jóvenes en riesgo social ha sido reconocido no sólo en Chile, donde fue elegido Líder Regional por El Mercurio de Antofagasta, 100 Jóvenes Líderes del País por Revista El Sábado y la Universidad Adolfo Ibañez, y Premio Nacional de Innovación Avonni, galardón que recibió en 2014; sino que además fue nombrado Emprendedor Social 2015 por la organización internacional Ashoka, y fue reconocido por la Comisión Europea a través del proyecto Stars Erasmus, por su contribución al turismo sustentable basado en las comunidades. 

Por estos días Arturo Soto se encuentra participando en el Campeonato Nacional de Emprendimiento 2019 que transmitirá TVN; en los preparativos finales del próximo Grand Slam Antofagasta Bodyboard Festival 2019, que convocará a más de 200 competidores de todo el mundo en la cuarta fecha del torneo de la Association of Professional Bodyboarding (APB), y revisando la edición final del libro “Antofagasta Experiencias Territoriales: Modelo territorial de desarrollo de competencias y habilidades en niños, niñas y jóvenes”, que recoge la experiencia de Budeo, y que presenta una nueva metodología de educación. 

Vivir del mar 

A los 13 años Arturo Soto llegó a vivir a una casa abandonada en la población el Golf de Antofagasta, una de las más peligrosas de la región y famosa por el tráfico de drogas, la delincuencia, la prostitución y las pandillas. “Me tocó vivir en soledad hasta los 20 años, en un barrio que no me daba muchas alternativas de vida, como le pasó a muchos de mis amigos y como le pasa a miles de niños en el continente, cuya opción la ven en la imagen de padre sustituto que le ofrecen los delincuentes en las esquinas, y que los lleva a seguir el camino del traficante”, relata. 

Desde las 6:30 de la mañana Arturo se iba a la playa a surfear. “En el liceo me decían ‘el salado’, porque siempre había una línea de sal en mi cuello”. Así fue durante cuatro años. “Mi conexión con la naturaleza, a través de este deporte, fue algo mágico. Aprendí a leer el tiempo, a leer el viento… Cómo funcionaban los cambios de marea con los ciclos de la luna… Aprendí a leer las marejadas… A leer las ondas (las corrientes – swell) dependiendo la estación del año”. 

Cuenta que mientras estaba sentado en su tabla, en medio del mar, “mirando hacia el horizonte en una especie de locura le preguntaba al mar: ¿Por qué me tocó vivir solo? ¿Por qué no tenía un hogar normal? Y el mar me respondía con olas perfectas. Cogía una de esas olas, me metía dentro de ella y luego salía junto al aire comprimido, provocando una sensación única, la cual se transformaba en una felicidad generalizada e inexplicable”. 

Fue así como con sólo 17 años Arturo decidió vivir de lo que lo hacía feliz, y eso era estar en el mar. Con la idea de ganar dinero, decidió poner un cartel fuera de su casa: “Se realizan clases de Bodyboard”. Y comenzaron a llegar los chicos de su barrio, “aquellos que tenían problemas similares a los que yo tuve cuando tenía sus edades. En ese momento me dije, puedo hacer lo mismo que el océano hizo por mí con estos niños, y ahí comenzó mi ‘trabajo social’. Por supuesto, que estos chicos, no tenían dinero, así que todo fue gratis para ellos”. 

Experiencias Territoriales 

Club Budeo es hoy un proyecto que nació para entregar oportunidades a niños y jóvenes, principalmente a aquellos que deben hacer frente a contextos de drogas y delincuencia, conectándolos con el mar. Trabajo intuitivo de Arturo Soto, que con el complemento del Psicólogo Claudio Alquinta, uno de los primeros alumnos de Arturo, supieron elaborar una metodología de enseñanza, que promueve el desarrollo de habilidades transversales, como la comunicación, liderazgo, tolerancia a la frustración, autocontrol, entre otras, que permita entregarles herramientas a los jóvenes para desenvolverse en el mundo, así alentando proyecciones de vida vinculadas a lo que a ellos los hace felices. 

Budeo se sustenta así en tres pilares: trabajo social, turismo y deporte. Por una parte, ejecuta programas de desarrollo en niños, niñas y jóvenes en riesgo social y proponiendo soluciones a problemas que no resuelve la educación tradicional. Haciéndolo por medio de deportes en contacto con la naturaleza, creando una conexión con el entorno y con ellos mismos. 

Por otra parte, emerge Budeo Tour, el cual busca entregar recursos económicos al trabajo social y proyecciones de vida a los jóvenes que se forman en la escuela Budeo, de esta manera, se impulsa un encadenamiento, desde la formación hacia lo laboral, proporcionando espacios de desarrollo entorno a diversos puestos de trabajo que emergen de las diversos proyectos que ejecuta Budeo, como por ejemplo, producciones, audiovisual, fotografía, educación, entre otras líneas. Una de ellas es la organización del Grand Slam Antofagasta Bodyboard Festival 2019, evento correspondiente a la cuarta etapa del tour mundial a cargo de la Association of Professional Bodyboarding (APB), que convocará a más de 200 competidores de todo el mundo del 4 al 14 de julio en playa Llacolén, Antofagasta. Y que permite no sólo la proyección deportiva a jóvenes y adolescentes, sino que también aporta con puestos de trabajo y proyecciones.

Post Comment