2019 Actualidad

Crowdfunding: Un modelo atractivo para pymes e inversionistas

Financiar emprendimientos a través de la red o prestar capitales para poner en marcha una idea son perfectas definiciones para el “crowdfunding”, un concepto que contenta a miles de inversionistas por sus atractivos retornos y que ha abierto nuevas oportunidades a las pequeñas y medianas empresas.

Por Valentina Bastías Atias

“El padre del crowdfunding en Chile es Don Francisco, y el mejor ejemplo de crowdfunding es la Teletón”, dice Nicolás Shea, fundador de la empresa de financiamiento colaborativo más grande de América Latina, “Cumplo”.

Creada en 2011, Cumplo cuenta hoy con 5.000 inversionistas, 1.500 pymes asociadas y un flujo de alrededor de 3.000 créditos anuales concedidos por 25 millones de pesos en promedio cada uno.

La fórmula es “ser cauto”, subraya Shea, a cargo de un equipo de doce personas “con mucha experiencia” en prevención de riesgos, que evalúa a los posibles integrantes de esta comunidad y vigila de cerca cada paso en la plataforma.

Los más de 280 mil millones de pesos en financiamiento recaudados por Cumplo hablan por sí solos. El acceso masivo a Internet, el bajo costo de las interacciones y la búsqueda de oportunidades, han dado paso a una nueva industria financiera, “más justa, cercana y amigable”.

“En vez de pasarle tu dinero a una institución de microcrédito, se lo puedes pasar directamente a la señora Juanita, que tiene un puesto de tomates en Valdivia”, ejemplifica Shea.

“¿Y por qué te conviene?”, continúa, “porque el inversionista puede acceder a tasas de interés más altas y la pyme a tasas de interés más bajas”.

En el sitio web de Cumplo se exhiben las oportunidades de inversiones del variopinto de empresas oferentes, con sus respectivos porcentajes de financiación y el número de inversionistas. Como una bolsa de comercio virtual, pero de inversión colaborativa de emprendimientos.

Para Shea, la ventaja primordial de esta plataforma virtual es que ya no se requiere capturar a los inversionistas en estadios, plazas o lugares públicos, sino que todo está al alcance de un clic. La llegada es masiva y los costos son bajísimos, recalca.

La propuesta va dirigida a la gente que tiene dinero y no quiere depositarla en un banco o “guardarla bajo el colchón”, para que invierta o done a empresas que recién inician su camino. “Las posibilidades de prestar y canalizar tu dinero pueden aumentar exponencialmente”,
asegura

El crowdfunding tiene varias categorías: deuda, inversión de capital, donaciones recompensas, donde se otorga una retribución a quien aporta el dinero. Cada canal funciona de manera independiente y según Shea, Cumplo tiene la tasa de incobrabilidad más baja del mercado.

Pese al riesgo que significa invertir en un proyecto, en comparación con el respaldo que ostentan los fondos mutuos, por ejemplo, aquí el retorno promedio superior es de un 10 por ciento.

“Vas comprando más riesgo y resulta que ahora nace una nueva categoría la cual tiene una posición en la ecuación de riesgo de retorno de verdad fantástica porque puedes, a través de Cumplo, prestarles dinero a miles de pymes”, comenta el ejecutivo.

Esto permite diversificar el retorno, que va a ascender a un 10 por ciento, lo cual es casi dos o tres veces lo que podrías obtener en un depósito a plazo o un fondo mutuo tradicional, remata el fundador de la empresa colaborativa.

Cumplo tiene un equipo de 12 personas en riesgo, quienes hacen un “briefing” para que los más de 5.000 socios de esta plataforma tomen la menor cantidad de riesgos posibles, y se le asignen créditos, transacciones.

“Si nos parece razonable, le abrimos a esa pyme la posibilidad de encontrar o prestar plata a los 5.000 clientes”, señala sobre el modelo para filtrar los proyectos que maneja solo un 0,5 por ciento de créditos no pagados. De acuerdo al gestor, los banqueros “inteligentes” entienden que esto “llegó para quedarse”, porque no se habla de la participación de dos empresas, sino de una tendencia mundial.

“Es una consecuencia del Internet y de la economía, y esta es la revolución industrial 4.0, esta es la cuarta revolución industrial en el fondo”, sostiene. La industria del capital colaborativo ha sido cuestionada por algunos participantes de la banca y ejecutivos, después de que el Banco Central advirtiera la necesidad de regular esta actividad.

Estas plataformas colectivas han sido tildadas de “informales” o “riesgosas” para quienes utilizan sus canales. Pero desde Cumplo enfatizan que son más los actores a favor, que en contra de esta propuesta, que busca y ha logrado rebajar los costos operaciones de las pymes y captar con atractivos intereses a los inversionistas.

El financiamiento colaborativo movió el año anterior más de 150 millones de dólares, con mayor participación en las categorías de préstame e inversión.

“En Chile cualquier persona puede prestar dinero, mientras cumpla con la tasa máxima convencional y pague los impuestos, y no hay que confundir actividad no regulada con informal”, concluye el emprendedor en una entrevista anterior.

Nicolás Shea es ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fundador de Cumplo, Start -Up Chile, eClass, la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH) y Jóvenes al Servicio de Chile.

Post Comment