2018 Actualidad

Cerca del 80% del salmón de cría eco-certificado procede de piscifactorías que no cumplen todos los criterios para la certificación

El informe de SeaChoice encuentra que las enmiendas a la normativa socavan las reclamaciones de certificación ecológica.

Chile constituye una de las principales regiones de cría de salmón del planeta, ya que produce el 31% de todo el salmón certificado que se vende en el mundo. En términos generales, las piscifactorías chilenas son las que registran el número más elevado de incumplimientos de esta norma eco. Según últimos estudios sobre esta materia,  a nivel global, casi el 80% del salmón de cría eco-certificado procede de piscifactorías que no cumplen todos los criterios estipulados para la certificación.

Según ha descubierto un nuevo estudio. Pese a no satisfacer todos los requisitos de sostenibilidad, el salmón ha sido certificado como respetuoso con el medio ambiente (eco-friendly ) por el Aquaculture Stewardship Council (ASC). Este estudio internacional,  llamado Global Review of the Aquaculture Stewardship Council’s Salmon Standard, es el primero en examinar hasta qué punto las piscifactorías eco-certificadas han respetado la Norma para el Salmón del ASC (Aquaculture Stewardship Council’s Salmon Standard), analizando 257 granjas situadas en las principales regiones de cría de salmón del mundo (Noruega, Australia, Canadá, Chile y Escocia) desde su primera certificación en 2014 hasta el 15 de marzo de 2018.

  • El 31% de todo el salmón ASC proviene de Chile; un 29% del sector chileno está certificado.

  • A escala global, las piscifactorías chilenas han registrado en promedio la cifra más elevada de incumplimientos por auditoría: 3,8 graves y 9,3 leves.

  • Las granjas mantenían su certificación a pesar de infringir los límites de uno de los siguientes criterios: alto uso de antibióticos o un gran evento de escape. Por ejemplo: cuatro psicifactorías empleaban más tratamientos antibióticos de los permitidos por la Norma; una granja sufrió alrededor de 10.000 escapes.

  • Ninguna de las granjas contaba con un acuerdo de gestión por superficie que cumpliese plenamente todos los requisitos de la Norma.

  • Se observó que el uso de parasiticidas (sustancias químicas contra los piojos de mar) era bajo en las piscifactorías certificadas, en contraste con la elevada frecuencia de los tratamientos predominante en el sector. Las granjas chilenas cumplían debidamente los coeficientes de dependencia alimentaria piscícola establecidos por la Norma.

Una revisión de las prácticas de certificación ecológica de salmón en todo el mundo por SeaChoice revela que el salmón de piscifactoría podría ser menos sostenible que el eco-logo del Aquaculture Stewardship Council (ASC) lo lleva a creer: solo una pequeña proporción de las piscifactorías cumple con el ASC estipulado criterios, sin embargo, todavía están siendo certificados.

“La certificación ecológica realizada por una organización de renombre como la ASC debe indicar granjas con excelentes prácticas que cumplan con criterios estrictos, sin excepciones. En cambio, encontramos que solo alrededor del 20% de las granjas de salmón de todo el mundo siguen los criterios tal como están escritos. La gente no está obteniendo lo que cree que está obteniendo con la etiqueta “, dijo Kelly Roebuck, autora principal del informe y representante de SeaChoice de Living Oceans Society.

El informe es la primera revisión global que analiza qué tan bien se desempeñaron las granjas de salmón para cumplir con el estándar de salmón de la ASC, qué tan sostenibles son realmente y los efectos de las enmiendas a la normativa Doscientas cincuenta y siete granjas, incluidas granjas en Australia, Canadá, Chile, Noruega y Escocia, fueron revisadas desde la primera certificación en 2014 hasta el 15 de marzo de 2018. Esto representa la mayoría de las regiones de cultivo de salmón del mundo.

El estándar de salmón de ASC exige el 100% de cumplimiento para una certificación exitosa. Pero el informe encontró que en la práctica, ni la normativa,  ni el documento de orientación de los auditores se están siguiendo como están escritos. En cambio, las variaciones e interpretaciones operan como enmiendas de facto de esos documentos, mientras que las revisiones operativas se han utilizado para alterar formalmente, y debilitar, la norma. Todos estos cambios erosionan la afirmación de que ASC certifica solo las mejores prácticas.

“Las enmiendas a la norma están anulando los acuerdos de múltiples partes interesadas en los que se basa la licencia social de la norma. Como resultado, muchas de las intenciones de la normativa original se han erosionado ”, declaró John Werring, representante de SeaChoice de la Fundación David Suzuki. Los grupos miembros de SeaChoice participaron en los diálogos de acuicultura del salmón durante seis años,  junto con la industria y otras ONG, que dieron como resultado el estándar de salmón.

Las variaciones están permitiendo modificaciones significativas a los criterios estándar, cambiando su intención original y permitiendo que las granjas que no cumplen sean certificadas. Las granjas canadienses con piojos de mar cargan hasta 149 veces más que el estándar y las granjas en Noruega y Chile que usan tratamientos químicos contra el piojo de mar hasta un 330 por ciento más que el estándar han recibido o mantenido la certificación ASC.

Las interpretaciones de ASC proporcionadas a los auditores también incumplieron el requisito de cumplimiento del 100 por ciento o infringieron las reglas del documento de orientación de los auditores. Por ejemplo, una interpretación de ASC permite a los auditores omitir las etapas intermedias (por ejemplo, las redes de redes de smolt o de crecimiento temprano) del ciclo de producción de la evaluación, permitiendo que hasta un año de producción y los impactos ambientales resultantes se excluyan del cumplimiento. En consecuencia, una etiqueta ASC no garantiza que el pescado haya sido “cultivado responsablemente” desde el huevo hasta la cosecha.

También preocupante, ASC está proponiendo cambios que cambiarían la normativa a un enfoque de “proyecto de mejora de la acuicultura”. Una enmienda propuesta para el tratamiento del piojo de mar permitiría un aumento de hasta el 450 por ciento en algunas granjas, en comparación con lo que se requiere actualmente en la cantidad de tratamientos químicos permitidos y permitiría a algunas regiones hasta 15 años alcanzar una métrica de “objetivo global” aspiracional.

“Las certificaciones ecológicas corren el riesgo de perder credibilidad y la confianza del consumidor. Solo funcionan cuando se siguen la normativa conducen a cambios genuinos en el agua. No pueden simplemente recompensar al estatus quo”, dijo Karen Wristen, Directora Ejecutiva de Living Oceans Society.

SeaChoice solicita al ASC que corrija de inmediato las enmiendas que debilitan el objetivo declarado de la norma de certificación de mejores prácticas. “Nos estamos acercando a ASC y esperamos que consideren la implementación de recomendaciones clave de este informe para mantener la intención de la Norma”, dijo Roebuck.

Post Comment