2016 Actualidad

Desarrollo forestal sustentable es a lo que apuesta la nueva Política Forestal 2015-2035

Política Forestal 1Tras presentar al ministro de Agricultura, Carlos Furche, el documento de Política Forestal 2015-2035, las diversas entidades que participaron en la elaboración del texto valoraron el consenso alcanzado y detallaron los desafíos que enfrenta el sector.

Desarrollo forestal sustentable es a lo que apuesta la nueva Política Forestal 2015-2035, la cual fue recibida por el ministro de Agricultura, Carlos Furche, y cuyo documento oficializó en decreto. La iniciativa fue valorada por los actores de esta actividad productiva, quienes consensuaron, entre otros puntos, en la necesidad de fomentar nuevas plantaciones y manejar bosque nativo.

En el marco de la ceremonia, realizada en el salón de honor del Congreso Nacional en Santiago, el director ejecutivo de CONAF y presidente del Consejo de Política Forestal, Aarón Cavieres, hizo entrega del texto, cuyo contenido fue discutido por los 31 integrantes de este cuerpo colegiado durante más de un año de trabajo.

Al respecto, el secretario de Estado destacó que “hay un consenso entre los actores sectoriales, y así quedó establecido en esta política forestal, por lo tanto, esto es una muy buena noticia para Chile”.

Junto con agradecer los aportes de los consejeros, entre los cuales se contó con la participación de CORMA, el director ejecutivo de CONAF, explicó que “esta política pública se hace cargo, con una mirada de corto, mediano y largo plazo, de los temas de futuro que preocupan a todos, como la conservación de los recursos naturales renovables, la disponibilidad de agua, la generación de energía a través de la biomasa, el fortalecimiento de las pymes forestales y madereras, la mitigación del cambio climático por medio de la  captura de carbono y el desarrollo de la vegetación de las zonas áridas y semiáridas del país, entre otras materias”.

El presidente de la Corporación Chilena de la Madera – CORMA, Fernando Raga, destacó el carácter de la ceremonia “porque se mantienen las tradiciones republicanas donde prevalece el diálogo y la racionalidad”, y la confianza generada entre los integrantes del Consejo, pese a las diversas vertientes de opiniones. “Ha sido una experiencia muy buena, ya que el principal valor construido fue la confianza entre todos los participantes. Ha sido un proceso muy exitoso precisamente por su transversalidad, lo que enriqueció la discusión y los acuerdos con consenso. Este tipo de espacio permite avanzar en visiones comunes”, explicó el dirigente de la industria forestal.

Consenso en forestar

Las directrices definidas para el período 2015-2035 fueron agrupadas en cuatro grandes temas: institucionalidad forestal; productividad y crecimiento económico; equidad e inclusión social; y, protección y restauración del patrimonio forestal.

Fernando Raga, se refirió al eje de productividad. “Se generó un consenso de que en Chile hay que plantar”, dijo. Al respecto especificó que “hay una meta de forestación de 500.000 hectáreas productivas, adicionales a lo que ya hay y eso es una mirada de consenso que quedó establecida en el documento oficial”.

El presidente del Colegio de Ingenieros Forestales, Roberto Cornejo, también valoró el consenso de las distintas organizaciones que participaron en la gestación del documento, y explicó que el texto recoge la “necesidad no sólo de seguir forestando en terrenos erosionados, que deben ser productivos y que en general están en manos de pequeños y medianos propietarios, dando una respuesta social y ambiental” al tema, sino que “también quedó plasmada la necesidad de seguir manejando el bosque nativo, mejorándolo”, consagrando que “plantaciones y bosques nativo no son excluyentes, sino complementarios entre sí y necesarios para el desarrollo forestal”, precisó.

A su vez, el vicepresidente del departamento de pequeños y medianos propietarios forestales asociados a CORMA, José Manuel Contreras, sentenció que “es un buen paso, pero podría ser un gran paso en la medida en que seamos capaces de aterrizar lo que estamos conversando”, haciendo hincapié en la necesidad de contar con una Ley de Fomento Productivo y la creación de un Servicio Forestal y de esta manera se haga realidad su idea de “Chile, una potencia forestal inclusiva”.

En esa línea, el presidente de Pymemad, Osvaldo Leiva, recordó que las pymes madereras enfrentan un creciente problema de abastecimiento de materia prima y que atendiendo a ello se concordó en que “el sector forestal necesita un estímulo a la forestación”, ya que “cuando se planta los resultados se ven en 20 o 30 años” y los pequeños propietarios no están en condiciones de abordar una inversión de esa naturaleza a tan largo plazo y menos invertir en manejo productivo de los mismos.

En términos similares, se expresó el director del Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile (MUCECH), Omar Jofré, quien sostuvo que “nosotros disponemos de dos millones de hectáreas de aptitud forestal a nivel de los campesinos y los indígenas, que estamos ansiosos y urgentes de forestar. Está la disponibilidad, está el conocimiento de nuestra gente, pero ha faltado el apoyo sostenido de recursos para poder implementar esos suelos que están ociosos que no se pueden aprovechar”.

Jofré precisó que Mucech ha propuesto generar una legislación que respalde este proceso. “Así como hubo un (DL) 701 en su minuto, debe existir una legislación forestal que con recursos del Estado y complementariamente con recursos privados nuestros podamos desarrollar masivamente esa disponibilidad de suelos”.

Una visión que es compartida por el presidente de Corma, quien hizo ver que junto con el tema de productividad también es relevante el eje en materia de inclusión. “Nosotros creemos que es muy importante para darle sustentabilidad social al sector. Efectivamente, se debe trabajar para abrir espacios a distintos tipos de agentes productivos que, en muchos casos han estado postergados. Eso es un punto muy valioso, donde poniendo energía se pueden lograr muchas cosas a futuro”, concluyó.

Desarrollo forestal sustentable es a lo que apuesta la nueva Política Forestal 2015-2035