Por Nicolás Chacón, cofundador de Neat.

Antes del COVID-19, probablemente nunca nos hubiésemos planteado trabajar de manera remota, modalidad a la que no todos pueden optar, pero que genera múltiples beneficios y le da un respiro a la congestionada capital.