31.7 C
Santiago
Jueves, Octubre 28, 2021

Con proyecto de robótica en la pesca submarina, Magallanes Rov se hizo acreedor del primer lugar en NND Patagonia

Diario Sustentablehttps://www.diariosustentable.com/
Contamos historias que merecen crecer. Pensamos diferente y elegimos creer en las personas, comunidades y organizaciones, las grandes y las que están empezando ahora en la mesa de un café, pero que van a cambiar el mundo.

Domingo Andrade, buzo y armador de Nave Menor Marciel, se adjudicó el premio de $10.000.000, que le permitirá incorporar tecnología de punta a la pesca submarina.

El Campeonato Nacional de Emprendimiento “Nada Nos Detiene” (NND) alcanzó gran convocatoria en su edición Patagonia. De los centenares de emprendedores que postularon, 30 pasaron a segunda ronda para participar de talleres y mentorías empresariales grupales y tres accedieron a la gran final.

El jurado, compuesto por los socios del G100  Fernanda Vicente, presidenta de Mujeres del Pacífico; Blanca Bulnes, gerente general de Comsulting y Arístides Benavente, fundador de la Fundación Patagonia de Aysén; junto a Felipe Covarrubias, gerente general de Cerveza Austral; recibieron a los finalistas: Friendly Wool, empresa dedicada a la venta de ovillos de lana de hilado industrial y manual fino, de una y dos hebras fabricada 100% con lana de oveja corriedale de la Patagonia aysenina; Agrícola Raíz Spa, huerta orgánica ubicada en Cochrane dedicada a producir 12 variedades de hortalizas para locales comerciales, restaurantes y lodges de la provincia Capitán Prat; y Magallanes Rov, representado por Domingo Andrade, buzo y Armador de Nave Menor Maricel, junto a su esposa, Sandra Reyes, quienes se coronaron ganadores de Nada Nos Detiene Patagonia. 

“Íbamos con harta fe, pero los otros finalistas tienen tremendas iniciativas. Estábamos muy nerviosos y tratamos de recalcar que nuestro proyecto, además de permitirnos aumentar nuestros ingresos, tiene un impacto social, positivo en otros buzos, porque al incluir un ROV (Remote Operated Vehicle), vehículo submarino no tripulado controlado a través de una consola de mando unida al vehículo por un cordón umbilical, en la pesca artesanal, se puede prevenir el desarrollo de enfermedades propias del buceo, que a la larga impactan en la capacidad laboral de los buzos. De todas formas, fue una sorpresa haber ganado”, relata emocionada Sandra .

Sobre su proceso de participación, Reyes asegura que “destaco del campeonato es que no sólo entregan un premio en dinero, sino que también herramientas para que los participantes en general puedan crecer, hay una red de contactos, orientación para ver cómo seguir creciendo, se puede conocer a otras pymes que tienen otros servicios que nos pueden ayudar, etc”.

El impacto social del proyecto ganador

Domingo Andrade bucea desde los 15 años, por lo que la pesca submarina, además de ser su trabajo y sustento, es su pasión. “Yo no veo a mi marido trabajando en una oficina”, explica Sandra. El problema es que Domingo sufre de necrosis ósea, “que son burbujas que impiden que pase oxígeno al hueso, entonces se va muriendo el hueso del hombro”, explica. Esta condición es propia de los buceadores y aumenta con el tiempo.

Ante la necesidad de reducir los tiempos de buceo, para evitar el avance de la necrosis y mejorar la calidad del producto extraído, es que se aventuraron en participar de NND Patagonia para poder adquirir un ROV. “Con este vehículo remoto ellos pueden buscar el producto que se quiere extraer, marcar el sector con GPS y lanzarse director a extraer, sin necesidad de bucear para encontrar lo necesario”.

Sandra explica que en la actualidad, Domingo se sumerge para buscar erizos, y lo que encuentra lo va almacenando hasta reunir la cantidad necesaria para comercializarlo. “El problema es que a medida que reúne la cantidad necesaria, el producto pierde calidad, por lo tanto el precio de comercialización se ve afectado a la baja. En cambio con el ROV, podrán identificar los lugares y hacer del trabajo de buceo una labor más eficiente, pues se podrá cumplir la cuota más rápido y, por ende, el producto podrá comercializarse a mejor precio.

“El nuestro es un proyecto que puede cambiar la pesca artesanal, porque quizás otros buzos y/o dueños de embarcaciones, si ven que nos va bien, se animen a invertir en un ROV. Como dice nuestro logo, Magallanes ROV es la pesca del futuro.”, asegura Sandra Reyes. 

Los otros dos emprendimientos que llegaron a la final se llevaron $1.000.000 cada uno. Además, por el hecho de llegar hasta esta etapa, los tres ganaron la posibilidad de contar con una mentoría personalizada del G100 para cada uno de sus negocios por 6 meses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

NUESTROS SOCIOSspot_img
VERAMONTEspot_img
SECHE GROUPspot_img
PEFCspot_img

LO ÚLTIMO