26.1 C
Santiago
Martes, Septiembre 28, 2021

Sólo 6% de las empresas a nivel mundial afirma contar con las habilidades para enfrentar el escenario de cambio que ha dejado la pandemia

Diario Sustentablehttps://www.diariosustentable.com/
Contamos historias que merecen crecer. Pensamos diferente y elegimos creer en las personas, comunidades y organizaciones, las grandes y las que están empezando ahora en la mesa de un café, pero que van a cambiar el mundo.

Así lo determina un nuevo reporte de Accenture, el cual identifica las 6 señales que deben tomar en cuenta los líderes empresariales en este contexto de cambio.

Un nuevo informe de Accenture muestra que, si bien el 88% de las empresas tiene una imagen clara de los retos a los que se enfrentan hoy en día, sólo 6% confía plenamente en sus capacidades actuales para prever y responder a la disrupción futura. Business Futures 2021 pretende ayudar a los líderes a dar sentido a una nueva realidad, identificando las señales de cambio empresarial que están remodelando las organizaciones en la actualidad, así como las que determinarán su reinvención en los próximos tres años y más allá.

“La gran escala de cambio y el plazo comprimido que dejó la pandemia para actuar, sirvieron como un poderoso catalizador para que las organizaciones aumentaran su agilidad y aceleraran sus estrategias de transformación. Los líderes de todos los sectores buscan nuevas perspectivas, ya que los modelos de negocio previos a la crisis han quedado obsoletos”, dijo Nicolás Goldstein, Presidente Ejecutivo de Accenture Chile. “Nuestro informe puede servir para ayudar a los líderes a dar forma a sus estrategias futuras basándose en la totalidad de las señales que nos ha dejado esta pandemia”.

Las respuestas de las organizaciones a la crisis revelaron que incluso los sistemas integrados y los procesos arraigados que históricamente eran demasiado difíciles de cambiar o demasiado lentos de modernizar, podían ser reinventados en un plazo no imaginado anteriormente. Desde que el trabajo virtual se convierta en la norma en todos los sectores, y que las nuevas cadenas de suministro y los modelos de negocio se establezcan en días y no en meses, hasta que la promesa de nuevos avances científicos se materialice rotundamente en meses y no en años. Si a esto le sumamos los profundos cambios estructurales que se produjeron tras más de un año de turbulencias, surgió un entorno empresarial listo para la reinvención, con un fuerte deseo de mirar más profundamente hacia el futuro para trazar mejor la trayectoria y el impacto del cambio.

Seis señales para prepararse para el futuro de los negocios:

1) Aprender del futuro: ver el cambio antes de que se produzca

A medida que las organizaciones se replantean fundamentalmente las formas de hacer negocios que aportan crecimiento, ya no se puede mirar únicamente a los datos históricos para informar sobre el futuro. Muchas organizaciones utilizan ahora la analítica y la inteligencia artificial para detectar, responder y orientar los cambios del mercado y del consumo. El informe concluye que el 77% de las organizaciones ha aumentado el uso de fuentes internas y externas de datos en tiempo real en los últimos 12 meses, aunque sólo el 38% afirma que el personal de su organización utiliza sistemáticamente los datos en tiempo real en su trabajo diario. Goldstein destacó que “las empresas chilenas reconocen la importancia de contar con datos en tiempo real y por eso entre las nuevas tecnologías que más van a escalar este año se encuentran inteligencia artificial (41%) y data analytics (36%)”.

2) Empujados al límite – Descentralización de la toma de decisiones

La crisis mundial ha hecho que los mercados estén mucho más fragmentados y que surjan distintas regiones con sus propios sistemas de gobierno, modelos económicos y normas culturales. Al mismo tiempo, los comportamientos de los consumidores están cambiando rápidamente, con nuevos competidores que atienden a la evolución de sus necesidades. Las empresas responden trasladando el poder de decisión a las personas que se encuentran en los extremos de sus organizaciones, creando una estructura en red de equipos que pueden actuar con rapidez y agilidad. El informe reveló que el 91% de las organizaciones está dispuesta y es capaz de operar más como una amplia federación de empresas para responder a entornos empresariales cada vez más fragmentados, y más de la mitad (58%) dice que su modelo de negocio cambiará durante el próximo año. 

3) Propósito, diseñado – De estar enfocado en el propósito a estar dirigido por el propósito

Las organizaciones reconocen la necesidad de tener un propósito que beneficie a todas sus stakeholders, pero surgió una brecha creciente entre las intenciones y los resultados. La paradoja del propósito demuestra los retos a los que se enfrenta el cumplimiento de los compromisos adquiridos con la salud mental de los empleados, la justicia social, la equidad y las cuestiones medioambientales. El informe revela que el 28% de los directivos afirma no estar personalmente comprometido con la obtención de valor para todos los stakeholders, y casi la mitad (48%) de las organizaciones señala que uno de los mayores obstáculos es el equilibrio de sus intereses comerciales. Sin embargo, hay indicios de que la marea ha empezado a cambiar para salvaguardar las ambiciones de sostenibilidad, ya que sólo el 24% de los directivos afirma que consideraría la posibilidad de recortar las inversiones en iniciativas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Las empresas chilenas reconocen la importancia del propósito y más del 80% de las organizaciones locales dijo que este año reevaluará su visión de negocio, producto de la pandemia.

4) Suministro sin límites – Romper los límites físicos

La pandemia mundial tensó las cadenas de suministro como nunca antes, ya que las organizaciones tomaron medidas drásticas para mantener los bienes en movimiento. Para satisfacer las crecientes expectativas de los clientes en cuanto al cumplimiento de los pedidos sin dejar de ser rentables y sostenibles, las organizaciones están superando los límites físicos de sus cadenas de suministro. El informe reveló que la mayoría (92%) de las organizaciones ha aumentado o planea aumentar el uso de microcentros de cumplimiento; un número similar (96%) tiene o planea crear cadenas de suministro regionales. También aquí la alineación con el valor para todos los stakeholders muestra su importancia, ya que el 80% de las organizaciones afirma que las expectativas de sus clientes en torno a la sostenibilidad han aumentado significativamente en los últimos 12 meses.

Nicolás Goldstein destacó que “este es un tema en el que tienen que avanzar las empresas chilenas, ya que, de acuerdo con la última versión del estudio Techvision, más del 50% dijo que vio interrumpida su cadena de suministro producto de la crisis. En este sentido, las nuevas tecnologías son clave”.

5) Virtualidades reales: redefinir nuestro sentido de la realidad y del lugar

A medida que los entornos virtuales maduran, los mundos físico y virtual se difuminan y redefinen nuestro sentido de la realidad y el lugar, al tiempo que crean nuevas formas de vivir, trabajar, consumir y socializar. Tras un año de limitada interacción física, las empresas están apostando por lo virtual: el 88% de las organizaciones está invirtiendo en tecnologías para crear entornos virtuales y, entre ellas, 91% tiene previsto invertir más. Aunque la actual tecnología de realidad virtual (RV) se centra principalmente en nuestros sentidos de la vista y el oído, con el tiempo será cada vez más realista, involucrando todos los sentidos y creando una mayor conexión con lo físico. 

Goldstein destacó que “este es otro aspecto en el que las empresas chilenas deben avanzar, ya que, según el Techvision, sólo 21% de las organizaciones locales proyecta realizar inversiones en realidad aumentada y el 11% escalar esta tecnología. La pandemia ha demostrado la importancia de impulsar la experiencia de los consumidores con los productos y servicios y esta es una herramienta fundamental para lograrlo”.

6) Toda empresa será una organización de innovación

La pandemia puso de relieve la innovación y la situó en lo más alto de la agenda empresarial. Mientras que durante la pasada década todas las empresas se convirtieron en organizaciones digitales, en las próximas décadas todas las empresas tendrán que convertirse en empresas innovadoras. “Está claro que, si bien las organizaciones se vieron obligadas a adaptarse a la transformación comprimida del año pasado, hoy existe un fuerte consenso en que deben cambiar proactivamente sus estrategias, replantear su trayectoria y hacer que su gente se adapte a este nuevo panorama mientras navegan juntos hacia el crecimiento”, añadió Goldstein.

#ChileCompartespot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

NUESTROS SOCIOSspot_img
VERAMONTEspot_img
SECHE GROUPspot_img
PEFCspot_img

LO ÚLTIMO