Emprendedores Sacando la voz Sacando la voz

Diversidad de género en directorios: un asunto de convicción

Pauline Vial, directora ejecutiva Un Nuevo Equilibrio (UNE)

Cuando hoy en el país -de acuerdo al “Segundo Reporte de Indicadores de Género en Empresas en Chile”, realizado en 2020 por el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género y Chile Mujeres-, de 460 organizaciones analizadas, 235 no tienen mujeres en sus directorios, lo que corresponde al 51,1% y de las que tienen presencia femenina, lo hacen sin superar el 30% de participación; sabemos que todavía tenemos un largo camino que recorrer a nivel nacional.

Diversos estudios han demostrado que tener distintas miradas en los equipos de trabajo es clave para la innovación, la creatividad y la flexibilidad. Si bien en Chile en los últimos años la diversidad ha aumentado, todavía nos queda mucho por avanzar en los directorios y los equipos gerenciales, lo que requiere, sobre todo, convicción sobre sus beneficios.

El “Estudio Política de Diversidad en los Directorios del Sistema de Empresas Públicas”, del ESE Business School de la Universidad los Andes, revela que los directorios presididos por mujeres presentan un mayor nivel de organización y efectividad, ya que la presidencia femenina influye en discusiones más profundas; un mejor flujo de información y mayores mecanismos para evaluar a la gerencia general. A su vez, los directores perciben que la participación de mujeres incide en el posicionamiento de temas en la agenda, como la gestión de talento, compliance, sostenibilidad y stakeholders.

Con beneficios demostrados, aún muchos accionistas no actúan acorde, por ejemplo, según el mismo estudio, en el grupo de control de las empresas SEP el ritmo en que se hubiese alcanzado la paridad hubiese sido el año 2084.

Estamos convencidos de que la equidad de género puede transformarse en una ventaja competitiva y si pasamos de la reflexión a la acción podremos capturar sus beneficios. Ejemplos como Francia o Islandia donde ningún género debe tener una proporción inferior al 40% ni superior al 60%, revelan que es posible.

En Un Nuevo Equilibrio (UNE) estamos conscientes del desafío, es así como proponemos definir metas y estrategias explícitas de acuerdo a las características de cada empresa, de su tamaño y ubicación, entre otros factores para promover la inclusión de la mujer en todos los niveles de la organización y así garantizar la igualdad de género. Esto, ya que numerosos estudios y experiencias concretas han demostrado la efectividad de las metas como una forma para acelerar los procesos de transformación organizacional, lo que se convierte en un tema especialmente relevante para el contexto chileno dado que mujeres y jóvenes tienen una menor formalización laboral.

Post Comment