Conservacionismo

Tricao, el parque que ha realizado grandes esfuerzos de restauración en la Región de Valparaíso

La Fundación Parque Tricao, a cargo de la administración del parque del mismo nombre, ha reforestado este espacio con más de 40.000 árboles nativos, consolidando un pulmón verde y un lugar de conservación en Santo Domingo. A esto, se suma un Centro de Rescate y Rehabilitación para aves nativas.

Lo que hace algunos años era un típico paisaje del secano costero, lleno de quebradas invadidas por las zarzamoras, hoy se consolida como uno de los pulmones verdes más importantes de la Región de Valparaíso. Se trata de Parque Tricao, ubicado en la comuna de Santo Domingo, que en sus 100 hectáreas alberga cientos de especies de flora y fauna nativa.

Esta iniciativa, hoy bajo la administración de la Fundación Parque Tricao, surgió en 2007 con el objetivo de rescatar espacios tapados con especies invasivas y cuidar el entorno y la naturaleza, además de cientos de aves nativas. Esta labor comienza con la creación de un tranque agrícola, donde enseguida se vio la oportunidad de restaurar esas quebradas donde molles, peumos y lingues eran asfixiados por la zarzamora, especie sumamente dañina.

Ese fue el primero de muchos pasos, ya que luego se creó uno de los hitos que atrae a cientos de personas todos los días: el Humedal Giverny, que en 2013 obtuvo un importante reconocimiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental por el rol que cumplió y continúa realizando en la restauración de un hábitat dañado.

A los pocos meses de su creación, ya se podían ver diversas especies de patos y cisnes, los que encontraron un espacio para garantizar su vida y reproducción. Este es uno de los lugares favoritos de los visitantes por su amplia biodiversidad de avifauna nativa y migratoria.

Esto ha sido resultado de un exhaustivo esfuerzo de conservación y cuidado al medioambiente. A la fecha, la Fundación Parque Tricao ha reforestado con cerca de 40.000 árboles nativos que fomentan e impulsan la conservación de la zona y su biodiversidad, consolidando así un espacio abierto a la comunidad, donde adultos, jóvenes y niños pueden aprender y conectarse con la naturaleza.

 “Hoy, a pesar de la pandemia, hemos continuado con nuestros esfuerzos de restauración y preservación. Debemos entender que la naturaleza sigue creciendo y en movimiento, a pesar de que nosotros estemos resguardados por la pandemia. Por eso, la labor de nuestro equipo ha sido fundamental; recordemos que las quebradas del parque estaban invadidas por la zarzamora, y debemos estar atentos para controlar que no vuelva a crecer y comience a asfixiar a nuestra flora nativa que tanto cuidamos”, explicó el director ejecutivo de la Fundación Parque Tricao, Nicolás Vicuña.

Vivero y Centro de Rehabilitación y Rescate

En 2019, comenzó la construcción del nuevo Vivero, que fue inaugurado en febrero de este año, una vez que Parque Tricao reabrió. En este lugar, comienza la labor de reforestación de la Fundación Parque Tricao, que impacta por la biodiversidad de las más de 18.000 plantas y flores que rodean todo el lugar.

 “Uno de nuestros pilares como fundación es la educación, por eso este nuevo hito es un espacio para aprender sobre las especies nativas de la zona. Son cerca de 350 especies de flora, que también se encuentran en otros lugares del parque”, puntualizó Nicolás Vicuña.

Finalmente, y pocos lo saben porque su foco no es el turismo, sino que el cuidado de la avifauna nativa, Parque Tricao cuenta con el Centro de Rehabilitación y Rescate de Aves, donde se realiza una de las labores de conservación más importante. Es en este lugar donde el equipo veterinario de la fundación recibe regularmente especies nativas que se encuentran con algún tipo de daño o son decomisadas. Este trabajo se hace en conjunto con el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), para la rehabilitación y posterior liberación de aves autóctonas y migratorias.

Actualmente, el parque está cerrado, de acuerdo a las fases del Plan a Paso a Paso de las autoridades sanitarias, ya que la comuna de Santo Domingo está en Fase 1. Sin embargo, en la medida que retrocedan las medidas de distanciamiento, se abrirán sus puertas para todos quienes quieran conocer más en profundidad este espacio de conservación.

Post Comment