Conciencia Verde

Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP): ¿Cómo afectará a la industria del vino?

Desde reducir el peso de materiales fundamentales para dicha actividad como el vidrio hasta hacer uso de diseños amigables con el medio ambiente son parte de las iniciativas que las empresas están impulsando, ello, considerando que Chile es uno de los principales exportadores de vino a nivel mundial.

El 16 de marzo se publicó en el Diario Oficial el decreto que establece las metas de recolección y valorización para envases y embalajes que establece la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor, más conocida como Ley REP para residuos domiciliarios e industriales. Para esto, la industria vitivinícola ya se está preparando para el 2023, cuando tenga que reducir su materia prima en vidrio en un 11%, mientras que en cartón y papel el porcentaje se elevará a un 48% a nivel domiciliario.

“Sin duda, Chile es uno de los principales exportadores de vino, a nivel mundial, por lo mismo, me parece sumamente necesario que ésta sea la industria pionera preocupada de reciclar y disminuir la contaminación medioambiental. Recordemos que el vidrio y los cartones son uno de los recursos que más utiliza esta industria. Será un gran desafío y aporte para nuestro país esta reducción”, explicó Mauricio Quezada, socio de Ecoven, empresa que busca reducir o minimizar los impactos sobre el medio ambiente que se generan en el desarrollo de las actividades de instituciones públicas y/o privadas, a través de la implementación de acciones sostenibles.

Según un estudio de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, actualmente, Chile es el primer exportador de vinos del nuevo mundo y cuarto exportador mundial de vinos, siendo superado sólo por países europeos de vasta trayectoria en materias vitivinícolas como Francia, España e Italia, por lo que, a juicio de Quezada, se hace más indispensable la preocupación por la disminución de vidrios, cartones, plásticos, entre otros elementos a considerar para cumplir con la Ley REP.

“El principal desafío para la industria del vino es incorporar la economía circular en lo que es el vidrio y plástico. Con el primero, las empresas de vino tendrán que pensar de qué forma disminuir el peso de sus botellas de vidrio, por ejemplo, y llevar la cuenta de cuánto material se está repartiendo a sus consumidores o distribuidores (cartón, plástico, vidrio, etcétera); también deberán pensar en reemplazar el plástico de un sólo uso, lo cual de alguna forma será un beneficio ya que la compra de materiales será mucho más baja”, aseveró el socio de Ecoven.

Dentro de algunas medidas que ya comenzaron a trabajar ciertas marcas de vino está la reducción del peso de las botellas, desde un kilo que es lo máximo a los 400 gramos. Por otro lado, el eco diseño también está sonando fuerte, implementando etiquetas amigables con el medioambiente.  Finalmente, otras empresas han optado por suscribirse al Acuerdo de Producción Limpia (de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de Corfo) para llegar con cero residuos a rellenos sanitarios.

Hasta la fecha, varias empresas han querido manifestar su apoyo a esta nueva normativa, demostrando así su cuidado al medioambiente. Se espera que esta responsabilidad sea cumplida y que de aquí al 2023 tengan implementadas todas las ideas para cumplir cada punto de la ley de Responsabilidad Extendida del Productor, según el porcentaje de reducción de cada material utilizado.

Post Comment