Storkall, startup chilena de bodegaje colaborativo conecta a personas que ofrecen o buscan espacios disponibles para arrendar
Emprendimiento

Storkall, startup chilena de bodegaje colaborativo conecta a personas que ofrecen o buscan espacios disponibles para arrendar

“Funciona como un marketplace de bodegas donde las personas ofrecen un lugar vacío en su casa, patio o departamento para quienes necesitan un espacio donde almacenar sus pertenencias, ya sean personas naturales o empresas”, explica Nicolás Smok (25 años), fundador de esta empresa.

Por un lado, significa una alternativa de ingresos extra para las personas que disponen de espacio libre en sus casas u oficinas. Por otro, es una solución cercana, cómoda y flexible para quienes tienen la necesidad de almacenar pertenencias, productos o sencillamente se van de viaje por un tiempo.

Una de las ventajas es que se paga sólo el espacio que se ocupa en metros cuadrados y no existe tiempo mínimo para arrendar: puede ser puede por días, semanas o meses.

Seguridad garantizada

Uno de los pilares de Storkall es la seguridad y confianza, por eso cuentan con procedimientos y filtros para resguardar la calidad del servicio hacia los usuarios.

“Entregamos recomendaciones a nuestros Spacers (oferentes de espacios) sobre cómo deben publicar para que la información proporcionada sea lo más fidedigna posible y si hay algún reparo, nos comunicamos con ellos antes de aprobar la publicación”

Esta startup cuenta con un seguro que cubre hasta 10 UF del valor de las pertenencias por m2. De hecho, quienes contratan un espacio acceden a un sistema de inventario que registra cada una de sus pertenencias.

“Nuestros usuarios pueden agregar o quitar cosas del espacio de almacenamiento cuantas veces quieran, para ello tienen que completar una solicitud de ingreso y de retiro, para que  todos los movimientos queden registrados. Además, contamos con un equipo de soporte en caso de cualquier problema ”.

Inspirados en Uber

Mientras Nicolás cursaba un postgrado en innovación y emprendimiento, junto a dos compañeros decidieron crear un modelo de arriendo de estacionamientos: “quisimos hacer el Uber de los estacionamientos, pero los edificios ponían muchas trabas. No querían que alguien desconocido entrara a su comunidad”.

Finalmente, decidieron cambiar de idea y tomaron los espacios disponibles de casas y/o departamentos para el almacenamiento de e-commerce. “El objetivo era utilizar puntos estratégicos de la ciudad y así despachar en tiempo récord”.

Con ese modelo ingresaron a Start-Up Chile y lo fueron iterando hasta llegar a lo que actualmente hacen en Storkall. “Concluimos que lo más eficiente y desafiante era trabajar este modelo de economía colaborativa del almacenamiento”.

Iniciaron sus operaciones en agosto de 2020 y hoy cuentan con 50 spacers y más de 200 usuarios registrados. De momento, preparan su aterrizaje en Temuco mientras analizan abrir más ciudades a nivel nacional.