Campaña de American Express entregó 1.800 cajas de alimentos a adultos mayores en situación vulnerable
Compromiso Social

Campaña de American Express entregó 1.800 cajas de alimentos a adultos mayores en situación vulnerable

Mediante una alianza con Banco Santander, la compañía invitó a las personas a transformar sus pedidos de supermercado, realizados durante los meses de agosto y septiembre, en compras solidarias.

La entrega se realizó a través de Fundación Chile y benefició a personas de la tercera edad que forman parte del programa Vínculos del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA).

Transformar los pedidos de supermercado en compras solidarias fue la invitación que realizó American Express con el apoyo de Banco Santander y Fundación Chile. La campaña, que se ejecutó durante los meses de agosto y septiembre, apoyó a adultos mayores en situación de vulnerabilidad en el contexto de la pandemia.

Gracias a la colaboración de Fundación Chile y el apoyo de los clientes de Tarjetas Santander American Express, se alcanzó la meta de reunir 1.800 cajas de alimentos para personas de la tercera edad que forman parte del programa Vínculos del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA).

“Conocemos las profundas consecuencias que ha tenido el COVID-19 para miles de familias en Chile. Por esta razón, desde American Express quisimos impulsar esta iniciativa con el fin de respaldar a los adultos mayores que hoy se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad”, señaló Carolina Lamiaux, directora comercial de Alianzas con Bancos Emisores de American Express.

Compromiso con las comunidades

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hasta un millón de personas en Chile podrían estar en situación de inseguridad alimentaria severa debido a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia.

Por esta razón, los productos contenidos en las cajas fueron especialmente seleccionados para cubrir las necesidades nutricionales de la tercera edad, incluyendo leches fortificadas con vitaminas y minerales, y productos reducidos en azúcar. Junto a ello, la caja también incluyó alimentos de consumo diario, tales como té, café, y endulzante, además de arroz, legumbres y proteínas.