F4F: sistema productivo puede evitar emisiones de más de 40 kg de CO2 eq por cada kg de proteína producida
Patagonia Sostenible

F4F: sistema productivo puede evitar emisiones de más de 40 kg de CO2 eq por cada kg de proteína producida

Un estudio realizado por Regenerativa y verificado por Quantis, consultora internacional, estableció que el sistema productivo de F4F puede evitar emisiones de más de 40 kg de CO2 eq por cada kg de proteína producida.

Estos se da al evitar que los residuos orgánicos terminen en rellenos sanitarios y en su lugar se trasforman en proteína para alimentación animal. Además, el estudio mostró que el ciclo de vida de la harina de insecto genera ahorros en consumo de agua y uso de suelos y que puede reducir la dependencia de recursos pesqueros de la salmonicultura.

El estudio se denomina harina de insectos: comparación de potenciales impactos ambientales por medio del enfoque de ciclo de vida asociados a la producción de tres tipos de harina: Harina de Insecto Black Soldier Fly, Harina de Pescado y Harina de Soya.

Entre los reveladores hallazgos que se presentaron, se puede destacar y reafirmar que hubo un consenso absoluto entre los asistentes en el hecho de que: los procesos que utiliza F4F son beneficiosos para el medio ambiente y que la propuesta de F4F es una de las mejores alternativas para soluciones de proteína para nutrición animal, donde se valora tanto el producto como sus atributos sostenibles e impacto positivo en el medioambiente.

En palabras de los asistentes hubo consensos sobre que F4F es un excelente producto, una alternativa competitiva y sustentable con muchos impactos positivos gracias a su concepto de economía circular de base (potencial de reducción de CO2, reducir la competencia por alimento al ser humano, cuidado por el medio ambiente y proteína natural entre varios otros factores)”, los que constituyen características  reales y probadas, las que al ser comunicadas de manera clara y responsable invitan a ver y comprender los argumentos sustentables.

Entre los participantes, Marcelo Mena, director del Centro de Acción Climática de la PUCV  destacó los beneficios ambientales en reducción de demanda de pesca reducida. También José Gerstle, Director Ejecutivo en Photosintesis señaló que “F4F aporta grandes beneficios a nivel de servicios ecosistémicos”

Rocío Fonseca, Gerenta de Innovación CORFO agregó que “es un excelente producto, una alternativa competitiva y sustentable en relación a lo que hoy tenemos”. Nicola Borregaard, gerenta general de EBP Chile señalo que “creo que el desafío de los procesos lo están enfrentando muy bien, excelente”. Marina Hermosilla, directora ejecutiva de CLG Chile expresó “creo que el producto tiene muchos impactos positivos, además del potencial de reducción de CO2, como por ejemplo reducir la competencia por alimento al ser humano”.

Alejandro Tocigl, Co-Founder & CEO de  Miroculus señaló que “un producto que en su escencia, es el más puro resultado de la naturaleza en acción”.

Cristián Emhart, Gerente General de F4F señaló “queremos crear una campaña comunicacional responsable y validada con los actores y entidades que correspondan, para no caer en malas prácticas de Greenwashing. Pero que a su vez podamos comunicar los atributos sustentables excepcionales que tienen nuestros productos y así poder crear consciencia en los consumidores para que eiljan mejor en sus decisiones de compra.”

Como recomendaciones se sugirió validar las declaraciones de carbono negativo por la metodología Science Based Targets, para lo cual F4F buscará el apoyo y la experiencia de Marina Hermosilla, Gonzalo Muñoz y Marcelo Mena en lograr este importante reconocimiento.

“El claim de la carbono negatividad es un tema en construcción a nivel global y estamos orgullosos de poner la experiencia a disposición de la comunidad científica de forma de ser parte de la definición de la metodología”, dice Gonzalo Muñoz champion de la COP25.

F4F seguirá profundizando en el área de la investigación para validar temas relacionados a las diferentes declaraciones como “carbono negativo” y otras. Así seguir avanzando hacia nuevos mercados y consumidores cada día más conscientes, quienes están ávidos por productos que sean capaces de cumplir con los estándares de responsabilidad económica, social y medio ambiental, propios de la economía circular.