Ventiladores mecánicos hechos en Chile comienzan etapa de fabricación gracias al apoyo de la Plataforma de Adopción Tecnológica SiEmpre
Actualidad

Ventiladores mecánicos hechos en Chile comienzan etapa de fabricación gracias al apoyo de la Plataforma de Adopción Tecnológica SiEmpre

Dos prototipos de ventilación mecánica iniciarán sus fases de escalamiento luego de haber superado con éxito los estrictos procesos de validación clínica.

Los proyectos son parte de la selección y convocatoria realizada por “Un Respiro para Chile”, impulsada por SOFOFA Hub, SiEmpre, y el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. El objetivo, de esta iniciativa público-privada, es levantar ventiladores mecánicos “made in Chile” que permitan aumentar la capacidad de respuesta nacional ante la contingencia y al combate a la pandemia de Covid-19 que afecta a todo el mundo.

Los dos proyectos que ahora entran a la etapa final son: el creado por la Universidad de Concepción en conjunto con ASMAR y el prototipo Neyün creado por DTS, ENAER y Famae. En esta etapa, el Fondo de Adopción Tecnológica SiEmpre, aportará $300 millones para su fabricación, a lo que se suma una cifra similar aportada por Corfo.

“El inicio del proceso de escalamiento de estos dos equipos que han finalizado con éxito el Protocolo de Validación Clínica marcará un hito importante para la innovación en Chile. Es primera vez que un proceso de este tipo es articulado desde el sector privado con el apoyo del sector público y el ecosistema de innovación. La experiencia nos ha demostrado que en Chile existen capacidades reales para desarrollar y producir tecnología de manera colaborativa y eficiente, las que sin duda podrían contribuir a la recuperación económica y social que debemos promover desde ahora.” comentó Bernardo Larraín, presidente de SOFOFA.

“En ese sentido, recorrimos un camino y formamos vínculos que no existían, donde empresas asociadas a las Fuerzas Armadas, universidades, sociedades científicas y el sector privado, generaron una comunidad que trabajó por un objetivo común y en base a la confianza. Eso va a quedar como una capacidad instalada en el país”, reforzó el ministro de Ciencia, Andrés Couve.

De hecho, la búsqueda de nuevas soluciones para colaborar con la urgente y compleja emergencia sanitaria a través de alianzas público privadas ha sido una experiencia inédita, efectiva y un esfuerzo de distintas instituciones. Inicialmente del Fondo SiEmpre (administrado por la Confederación de la Producción y del Comercio – CPC), de la Plataforma de Adopción Tecnológica (Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, SiEmpre, y SOFOFA Hub) y, específicamente, del programa Un Respiro para Chile.

“De manera inédita se han convocado y coordinado actores del sector privado, la academia, el sector público y las instituciones de defensa, para trabajar juntos y conseguir una respuesta local, de alta calidad y en un tiempo récord”, aseguró Alan García, director de SOFOFA Hub, institución que administra la Plataforma de Adopción Tecnológica SiEmpre.

Fase de escalamiento

Fue precisamente Un Respiro para Chile, de la mano de Socialab y BID, la iniciativa que logró convocar un total de 35 equipos de trabajo de proyectos de este tipo en todo Chile, de los cuales son parte los dos prototipos que hoy comienzan su escalamiento.

Para avanzar en el proceso de fabricación, estos proyectos serán apoyados económicamente por el Fondo SiEmpre, Corfo y las filiales del grupo ISA en Chile, para el caso del prototipo Asmar y la Universidad de Concepción.

Respecto al financiamiento otorgado en esta etapa Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de Corfo, explicó que “desde Corfo, de forma temprana, lanzamos esta convocatoria para incentivar la producción local de ventiladores mecánicos ante la emergencia sanitaria que estamos viviendo, fomentando con ello la innovación y emprendimiento nacional. Hemos logrado articular un esfuerzo público-privado que ha sido clave para enfrentar esta crisis, y que hoy financiará el escalamiento de estas iniciativas que son una demostración de que podemos generar soluciones de alto nivel desde Chile”.