2018 Emprendimiento

Torpedo Mensajeros: mejorar la educación vial mediante un servicio de mensajería sustentable

“De fracasos y malos momentos salen las mejores ideas”, dice confiado Ricardo Escobar, Diseñador Web, quien después de quebrar con una agencia de Marketing Digital -donde fue estafado por sus socios- fundó Torpedo Mensajeros, empresa de mensajería a domicilio en bicicleta.

Con un modelo basado en comercio justo para sus trabajadores, alto nivel de servicio al cliente y eficiencia en sus entregas, Torpedo Mensajeros, ha mantenido casi la misma cartera de clientes -que hoy asciende a 160- desde su comienzo en 2015. Una estrategia que plantea disminuir la huella de carbono de un servicio que normalmente está “12 horas del día con autos en la calle”, al incentivar el uso de la bicicleta y despejar el parque automotriz, que sólo en Santiago, supera los dos millones de automóviles y a nivel país llega a los cinco, según datos del Ministerio del Medio Ambiente.

Para ello, proponen descongestionar la ciudad con envíos en bicicletas de diferentes tamaños y diseños que pueden llegar a cargar hasta 100 kilos, y que a juicio de su dueño, son mucho más conscientes con los trabajadores y clientes que utilizan aplicaciones de mensajería. “No existe el servicio al cliente en las aplicaciones como Glovo, sólo puedes calificar al mensajero. Nosotros, por el contrario, validamos la calidad con mensajeros calificados y entrenados, y además, les pagamos el doble por hora (basado en el sueldo mínimo)”.

Así es como la empresa realiza un riguroso proceso de selección a sus mensajeros, con siete filtros de ingreso, tales como saber las reglas de movilización vial, tener un buen estado físico y de ánimo, y ser eficientes, atentos y motivados. “Somos estrictos en el ingreso, porque hoy en Santiago no es raro sufrir algún tipo de accidente en bicicleta. Nuestros mensajeros, saben por dónde irse, a qué velocidad andar y cuando no tomar un trayecto”, afirma.

Inicios

Ricardo Escobar, el fundador (al medio), junto a dos operadores.

El modelo implementado por “Torpedo” tiene sus raíces en los viajes que realizó Ricardo por Europa y especialmente Alemania, donde dedicó tiempo a estudiar los servicios de mensajería en bicicleta, el equipamiento y modelo de negocio que utilizaban para responder a las necesidades de las personas. De vuelta en Chile, se juntó con unos amigos, que entre bromas, le dijeron que le pusiera Torpedo Mensajeros a su emprendimiento. Ese mismo día, llegó a su casa, diseñó el logo y creó la página web. Todo en una noche. Por varios meses fue Ricardo el mensajero, el que facturaba y el encargado de comunicaciones.

“Trabajaba de 7 de la mañana a 10 de la noche repartiendo en bicicleta y luego tenía que responder mails y contactar gente. Fue un año muy agotador, pero yo quería trabajar en algo que me apasionara, donde no tuviese que esperar las vacaciones ni el día viernes”, comenta.

Pasaron los meses, y logró asegurar una red de clientes suficiente para contratar mensajeros y un operador que los ayudara a manejar las entregas y el sitio web. Asimismo, expandió las capacitaciones para mensajeros a empresas de todos los rubros con el título “cómo pedalear en la calle sin morir en el intento”, donde les enseñan leyes de tránsito y tips para moverse seguramente por la capital. “Tenemos un fin social también: capacitar a las personas en el uso de la bicicleta para evitar accidentes y lograr que dejen el auto en la casa, aunque sea un par de días”, dice.

Post Comment