2018 Emprendimiento

Biogusto y Aymapu: dos Innovaciones chilenas en packaging sustentables

La revista de ciencias estadounidense PNAS (Proceedings of the American Sciences) publicó un estudio sobre las cinco “Islas de Basura” que transitan por los océanos del mundo –la última encontrada cerca de las costas de Chile y Perú del tamaño de Colombia – en donde concluyeron que gran parte de estos desperdicios provienen del material que contiene o guarda los productos (packaging) de diversas industrias.

Una de las soluciones a este problema mundial, es que las medianas y grandes empresas comiencen a comercializar envases, empaques y embalajes fabricados en base a materiales reciclados, que luego de usarlos, se puedan reutilizar o reciclar nuevamente.

En esta materia, los avances no han tomado mayor notoriedad en la agenda de las grandes corporaciones, sin embargo, emprendedores chilenos han decidido tomar la iniciativa al cambiar el packaging de productos, mediante la aplicación de tecnologías sustentables, que permiten al consumidor obtener beneficios propios y para el medio ambiente.

Aymapu

“Plantar una hoja de papel hoy en día es posible”, afirma Victor Velastano, fundador de Aymapu (Papel Amigo de la Tierra en Mapudungún), quien después de fracasar con una empresa de servicios técnicos- que lo dejó prácticamente viviendo en la calle- supo levantarse y crear una empresa que le ofrece rentabilidad a la misma vez que coopera con el medio ambiente. Ofrecen material gráfico, agendas escolares y papel de oficio para imprimir 100% reciclado, aunque su producto estrella es el “Papel Semilla”, el cual se “coloca en la tierra y comienza a germinar tomates limachinos, aji o albahaca”, asegura.

El mismo Víctor diseñó la máquina que hoy en día elabora 1 tonelada de papel libre de químicos e impreso con una tinta especial. “Nuestro papel semilla está libre de ácidos y además tiene fertilizantes naturales que permiten la germinación de las semillas que van adentro”, explica. Debido al éxito de este producto, fueron elegidos dentro de los 25 mejores innovadores por Chile Compras y el año pasado ganaron el Premio Latinoamérica Verde, donde disputaron la final con Coca Cola.

“En algún momento de mi vida lo perdí todo, pero en ese momento fui mi hija de tan solo cuatro años quien me dijo: papá no te derrumbes”, mencionó al ganar el premio. “Me motiva el seguir cuidando al planeta replicando nuestro modelo en comunidades y en charlas educativas para que la gente se de cuenta que es posible trabajar de una manera sustentable con producto estandarizados. Sin la ayuda constante de auspicios”, añade.

Para el futuro, Aymapu espera formar una red de micro papelerías en donde cualquier persona o comunidad pueda generar sus propios recursos utilizando la máquina que Víctor creó. Lo que el mismo retrata como una forma de “educar a la gente y devolver la mano por lo logrado”. Junto a esto, próximamente lanzarán un libro sobre el Tomate Limachino a publicarse en Chile y Ecuador, además de un comic interactivo.

Biogusto

En los supermercados solamente algunos productos se pueden reciclar. Y tampoco hay variedad de productos fabricados con materiales reciclados.

Cinco años atrás la estudiante de diseño industrial, Valentina Montenegro, fundó Biogusto, empresa dedicada a producir vajillas y envases biodegradables en base a cascaras de arroz. “El 20% de la producción mundial de arroz es la cascara que las industrias desechan”, dice. Ahí vio la oportunidad de crear un producto rentable que, a su misma vez, ayudara a disminuir la cantidad de desechos que generan los plásticos de un solo uso.

Al terminar la Universidad presentó los diseños de Biogusto como proyecto de título y paralelamente ganó el premio de emprendimiento Universitario Jump que la ayudó a potenciar su empresa.

Después de dos años de vender packaging sustentable, suspendió las ventas, para enfocarse totalmente a un voraz proyecto de mayor alcance: revolucionar el packaging de la industria alimentaria. “Estamos concentrando nuestros esfuerzos en crear un material que, en contacto con los alimentos, se mantenga casi la misma cantidad de tiempo que un packaging de plástico”, afirma.  Para ello, están compitiendo por el primer lugar en el Innovapack” de Ariztia, premio que busca emprendimientos que presenten nuevas alternativas de packaging y que destaquen por ser eficientes económicamente, reciclables, biodegradables, atractivos, livianos y de mayor durabilidad. De ser posible, la empresa logrará satisfacer la demanda de productos envasados, desde lácteos hasta frutas, verduras y carnes.

Post Comment