2017 Conciencia Verde

Empresa Kyklos destaca dentro de las Mejores Empresas B del mundo

Un educador mostrandole el programa de Educación Ambiental a un escolar. Kyklos ha impactado en 80 colegios de cuatro regiones de Chile.

El compromiso con el cuidado del planeta y el impacto social/ambiental que están generando con su labor, fue reconocido por B Lab para posicionar a Kyklos como una de las Mejores Empresas B para el Mundo.

El martes pasado se dieron a conocer los resultados de la Séptima versión del premio anual B Corp Best for the World (Mejores Empresas B para el Mundo), ocasión en la que se reconoció a Kyklos, entre 2.220 empresas, como una de las mejores Empresas B del mundo en la categoría Medioambiente.

Fundada en 2012, como respuesta a la problemática del cambio climático y la falta de educación entorno al cuidado del medioambiente, esta empresa implementa programas de educación medioambiental en más de 80 colegios de Valparaíso, Región Metropolitana, Puerto Varas y Rancagua. Y siendo los niños son potentes agentes de cambio, este programa educativo comienza a implementarse con la elaboración de un diagnóstico, instalación de Puntos Verdes, sensibilización a la comunidad educativa, y luego incluyendo en la malla curricular escolar temáticas medioambientales.

En estos cinco años, los logros han sido significativos. “En lo que va de 2017, ya hemos reunido aproximadamente 35 toneladas de residuos y esto se debe a los cambios de hábitos que se han generado por el compromiso de toda la comunidad educativa y su entorno”, reconoce Sebastián Herceg, Director Ejecutivo Kyklos.

Kyklos empresa B

En abril de 2016, Kyklos se certificó como empresa B con el objetivo de acreditarse como una compañía que más que generar un impacto económico, buscara producir un efecto social y ambiental. “Todas las acciones que hemos realizado durante estos cinco años, han sido pensadas e implementadas teniendo presente nuestra visión: ser una empresa buena para el mundo. Y luego de la certificación nos hemos preocupado de realizar mejoras en algunos ámbitos debían regularse” asegura Herceg.

Este reconocimiento lo recibieron de la mejor manera, pues les demuestró que su compromiso está generando un real aporte a la sociedad y al planeta. Además, “es una excelente instancia, para destacar a los verdaderos protagonista, los niños y demostrarles que ellos son el gran aporte para el mundo”, sentencia.

El programa educativo que implementan en los colegios, ha permitido que los establecimientos tomen conciencia de lo que consumen, generan y producen. De esta forma, han logrado generar un cambio cultural, no solamente en los niños, sino que también a nivel institucional.  Para lograr esta transformación cultural, ha sido fundamental ser coherentes entre los mensajes que transmiten y las acciones que ejecutan. Por ello, se preocupan de trabajar con proveedores que sean conscientes ambientalmente y de incentivar a clientes a reutilizar, por ejemplo, desechos metálicos para la construcción de los Puntos Verdes.

“Tenemos la ventaja de que la comunidad escolar, es un agente de cambio potente del lugar en el que están insertos. Lo que buscamos es hacer una onda expansiva que comience en el colegio, para luego incidir en vecinos y familias, los que son parte de esta comunidad”, comentó Herceg al referirse a las comunidades locales.  “Además, junto a los niños, Kyklos interviene en las comunidades para hacer cambios también en lugares (mejoramiento de plazas o jardines) transformándolos en foco de educación ambiental, construidos y liderados por los mismos estudiantes”, resume el Director Ejecutivo.

Post Comment