2016 Destacados

Christian Felber: “Si los economistas no se preocupan por el bien común social o ecológico, entonces es otra ciencia”

El austriaco Christian Felber visitó nuestro país para exponer sobre la economía del bien común en el salón de Honor del ex Congreso Nacional, invitado por la agrupación Economía del Bien Común en Chile.

El modelo económico imperante tiene insatisfecho a gran parte de la población en el mundo. La concentración de riqueza y profundización de pobreza es palpable, dando paso al cuestionamiento de las bases del capitalismo.

Han aparecido distintos movimientos en los últimos años que pretenden romper el paradigma de la competencia por la consciencia y la colaboración. Christian Felber, profesor de economía de la Universidad de Viena, es uno de los propulsores del término Economía del Bien del Común (EBC), el cual busca co-mejorar y co-crear pilares económicos para la cooperación y transparencia.


Según Felber, lo que hoy es entendido por economía está erróneo. Nos remonta a la Antigua Grecia poniendo como protagonista a Aristóteles. En esa época, el filósofo ya planteaba la idea de que el dinero es un medio para conseguir un fin: el buen vivir y la sociedad justa. A esto, lo llamó Oikonomía (economía).


Ante tal afirmación, Christian Felber argumena “si los economistas no se preocupan por el bien común social o ecológico, sino por el dinero o rentabilidad, entonces, por definición, no es economía, es otra ciencia con otro sistema de valores detrás u otra filosofía”. Esa otra ciencia, Aristóteles la definió como Crematística.

Esta es concebida como una perversión del dinero que pasa de ser un medio a un fin. Para Felber, éste es el modelo que hoy impera en el mundo: el arte de enriquecerse.

Bajo este contexto el austriaco es riguroso al señalar que “a la economía no hace falta añadirle bien común, ni lo social, ecológico, ético o consciente”. Asegura que nos hemos olvidado del significado de economía porque los Crematísticos han usurpado sus valores para sus fines opuestos.

En la lógica de la crematística se han atropellado el sentido de percibir el dinero como un medio para el bienestar social. Hoy en las facultades de economía, el principal pilar que se les enseña a los jóvenes de forma automática es que lo principal de la disciplina es el dinero, la ganancia. “Hay una inconsciencia de saber por qué el dinero debe ser el objetivo de la economía”, esboza Felber.

La matematización de esta ciencia ha apagado el sentido crítico sobre el fin de la “economía” tradicional y su práctica. El historiador asegura que “esto es una perversión”. Por lo mismo moviliza, junto a otras personas desde el 2010 la convicción de volver al verdadero significado de la economía.

Para cambiar este paradigma. primero hay modificar la perspectiva de cómo la sociedad y sus futuros profesionales entienden la economía. Para ello, un cambio desde la academia es el primer paso para modificar las leyes y el objetivo crematístico que tienen las empresas.

También los parámetros de éxito deben ser modificados. Eliminar mediciones como el PIB por consideraciones sociales y de bienestar es un paso. El balance de éxito de las empresas deben estar relacionado con valores fundamentales para una sociedad: dignidad, solidaridad, justicia, sostenibilidad y democracia.

Ante esto, Felber es claro en determinar cómo se deben establecer los criterios de éxito. “Los propios ciudadanos deben componer democráticamente al menos los 20 ingredientes más importantes para la calidad de vida”.

Las nuevas reglas para la economía volverían a estar en sintonía con los valores fundamentales de la sociedad. “Proponemos reglas que contribuyen al bien común de la sociedad. Estas guiarían el comportamiento económico hacia otra dirección ética, hacia los mismos valores que permiten las relaciones humanas”, finaliza Felber.

Comments are closed.