2016 Actualidad

Reconocimiento profesional y habilidades blandas, los desafíos del voluntariado corporativo

mingamosSer voluntario va más allá de prestar ayuda en momentos de crisis, es poner a prueba tus conocimientos, fortalecer tus habilidades y formarte como persona. Por ello la importancia de posicionar la labor del voluntariado dentro de las aptitudes laborales que cada persona puede adquirir para su vida profesional, fue uno de los principales temas que se trató en el foro sobre el voluntariado corporativo, encabezado por Mingamos, Fundación Telefónica Chile y Hays Chile.

El evento, que se llevó a cabo en el Edificio Telefónica, tuvo como objetivo reunir a diversas organizaciones que trabajan en el terreno del voluntariado para compartir sus proyectos y debatir ideas sobre cómo enfrentar e impulsar la cultura voluntaria en el país.

Uno de los principales problemas que enfrenta la práctica del voluntariado es la falta de reconocimiento hacia las habilidades blandas que los participantes desarrollan y que lo potencian como profesional. Según datos recogidos por Mingamos en una encuesta realizada a jóvenes entre 18 y 31 años de América Latina, el 58% siente que su experiencia en voluntariado no es valorada por los empleadores.

Por ésta razón Mingamos “nace para fomentar la cultura del voluntariado a través de metodología y herramientas de gestión que facilitan la coordinación entre voluntarios, organizaciones y empresas”, argumenta una de sus fundadoras Hélène Billaud.

Pedro Lacerda, Gerente General de Hays Chile, experta en reclutamiento que lleva 5 años en Chile y está presente en más de 30 países en el globo, destacó que “el voluntariado es aprendizaje para el desarrollo profesional”. Por su parte, Angélica Alarcón Gerente de Fundación Telefónica Chile, manifiesta que “las personas ponen a disposición de una organización su conocimiento para aportar en la solución de problemáticas sociales”.

En Chile aún falta conciencia y valoración sobre el trabajo voluntario tanto como desarrollo personal que los individuos pueden experimentar como el aporte social que este genera para dar solución a problemas sociales.

Desde Fundación Trascender expresan que “es necesario llevar el voluntariado hacia la profesionalización de las capacidades que las personas desarrollan”. Entender tal práctica como una lógica horizontal no asistencialista es una de las claves para que la cultura del voluntariado sea reconocida como un escenario profesional donde las personas pueden trabajar sus habilidades.

“El voluntariado es una herramienta muy potente para el fortalecimiento del tejido social para unir distintas realidades”, señaló Vicente Gerlach, ‎Director Ejecutivo Fundación Trascender.

Reconocimiento profesional y habilidades blandas, los desafíos del voluntariado corporativo