2016

“El Comercio Justo y la Agricultura Orgánica son los principales pilares del negocio”, Jaime Valderrama, Gerente General @MiguelTorresCL

HUERTADELMAULE012010©MARIN (42)La Viña Miguel Torres lleva años de experiencia en buenas prácticas en su cadena de valor. Por esto comenzó a trabajar, a partir del terremoto del año 2010, la certificación en Comercio Justo. Entérate de en qué consiste esta certificación centrada en pagar un precio justo por la uva y dar mejores condiciones al agricultor. 

Entrevistamos a Jaime Valderrama Larenas, Gerente General de la Viña y Presidente de la Asociación Chilena de Comercio Justo para conocer más sobre este tema y su vínculo con el consumo sostenible.

¿Cómo impacta en el negocio, estrategia y resultados comercializar vinos bajo estándares de Comercio Justo?

A nivel de ventas hemos visto un aumento en países que son pioneros en temas Fair Trade sobretodo en mercados nórdicos tales como: Suecia, Noruega o Finlandia.  En otros mercados, si bien no hay un impacto real de ventas, hay un reconocimiento y valorización de este tipo de prácticas.

A nivel de estrategia de Sostenibilidad, tanto el Comercio Justo como la Agricultura Orgánica son dos de los principales pilares, los cuales son completados por la Innovación. Desde este punto de vista, el estándar de comercio justo es fundamental en nuestra forma de ver los negocios.

¿Por qué un consumidor debería escoger productos Comercio Justo?

La certificación indica que la bodega ha pagado un valor justo para producir el producto, lo cual permite el desarrollo del agricultor, además ha pagado lo justo por las materias primas, ha otorgado condiciones laborales dignas a sus trabajadores y ha tomado medidas de preservación medioambiental durante la elaboración del vino. Esto le indica al consumidor que pagamos a los agricultores por encima del  precio mínimo fijado por Fair Trade, llegando incluso a pagar más de un 50% del precio exigido para la certificación.

Todo lo anterior debería ser un gran argumento para preferir productos certificados por comercio justo frente a otros que no lo son.HUERTADELMAULE012010©MARIN (28)

En este sentido, ¿La educación y comunicación es clave para fomentar la elección de productos certificados? ¿Qué hace Miguel Torres?

Efectivamente la educación y comunicación del tema Fair Trade es fundamental, no solamente al exterior de la empresa y hacia los productores, sino también internamente a todos los colaboradores que componen la cadena productiva. Por esta razón y en conjunto con otras organizaciones relacionadas en el tema se ha creado la Asociación Chilena por el Comercio Justo, una entidad abierta que permite regular los estándares de Comercio Justo en Chile. La Asociación realiza dentro de sus actividades anuales seminarios, ferias y acciones que permitan educar a los consumidores respecto de esta categoría de productos y su importancia e impacto social.

¿Cuál es la madurez del mercado en Chile? ¿Se valora más la certificación en mercados europeos y norteamericanos?

En Chile todavía es desconocido, si bien se está empezando a hablar más de estos temas, todavía no se conocen en profundidad. Queda mucho por hacer. En Europa y USA por ejemplo es muy habitual que el consumidor esté más informado, aunque hay que seguir avanzando en países que todavía no se refleja realmente el discurso en una real elección de compra.

¿Cómo ha mejorado el comercio justo la vida de los productores?

En este aspecto debemos dividir a los productores en dos tipos, aquellos pequeños productores y los que tienen equipos o mano de obra contratada. En el caso de los pequeños productores, que generalmente están asociados en agrupaciones y que no cuentan con trabajadores contratados, más bien corresponden a una agricultura familiar, los beneficiados directos son los agricultores y sus familias, quienes aparte de recibir un valor justo por sus uvas, pueden hacer uso de la prima para gastos imprevistos en salud, educación, vivienda y otros que la respectiva asociación cubra.

En el caso de aquellos que tienen trabajadores y que normalmente son de mayor tamaño, el beneficio para el productor es un precio justo por sus uvas, que al igual que el caso anterior generalmente es más alto y estable en el tiempo, sin la incertidumbre que generan los vaivenes del mercado. Por otro lado, sus trabajadores son beneficiados con el uso de la prima, la cual es usada en proyectos que contribuyan a mejorar la calidad de vida de ellos y sus familias en temas tan diversos como salud, educación, vivienda, infraestructura comunitaria y otros que ellos democráticamente elijan.

En resumen podríamos decir que el fin último del comercio justo, así como de otras economías con rostro humano, es que ellos y su comunidad puedan mejorar sus condiciones de vida y por ende se mejoren los estándares sociales de la agricultura.

Comercio Justo y Agricultura Orgánica: los principales pilares del negocio