2016

BMW i: el futuro de la movilidad sostenible

BMW i: sustentabilidad a toda prueba

La ecuación perfecta para un producto innovador debe considerar productividad, confort, diseño y sustentabilidad. Una consigna que se adapta perfectamente a los modelos de BMW i, que representan el futuro del lujo, tanto para el híbrido i8 como para el 100% eléctrico BMW i3.

Ambos automóviles revolucionan las carreteras estando a la vanguardia de la movilidad sostenible: vehículos libres de emisiones y aerodinámica de mínima resistencia, con la opción de un deportivo inteligente o de un estiloso city car.

Materiales eco-amigables

Los materiales de los modelos de BMW i son coherentes con su filosofía sustentable. Todo el ciclo de vida de estos vehículos considera la cadena de valor como un todo, incluyendo las fuentes, la producción, el uso y el subsiguiente reciclaje. En el interior de estos autos se utiliza revestimientos en el tablero de instrumentos y en las puertas, elaborados con fibras naturales renovables, cuero curtido con agentes naturales y madera de eucalipto de poros abiertos, elaborado con madera de bosques certificados.

En el caso del híbrido BMW i8, se utiliza el plástico extra ligero de botellas recicladas y otros elementos que ahorran recursos. En tanto, el BMW i3 se destaca por un reciclaje de hasta el 95% de los materiales que se utilizaron en su fabricación. Su interior se caracteriza por el uso responsable de materias primas naturales, como la fibra de KENAF empleada en la tapicería de las puertas. Además de emplear materias naturales, el 25% de los materiales que componen el habitáculo están formados por productos reciclados o renovables, y los tejidos utilizados en los asientos se componen hasta en un 100% de fibras recicladas. De esta forma, se hace uso de nuevas técnicas para reducir las emisiones de CO2. Asimismo, la tapicería de los asientos está fabricada en poliéster reciclado, compuesto en un 34% por PET.

Sustentabilidad que parte en la producción

La fábrica de ensamblaje de BMW i en Leipzig, Alemania, es suministrada en su totalidad por corriente eléctrica proveniente de turbinas eólicas instaladas para este. Además, el consumo de energía necesario para la fabricación de los vehículos se ha reducido en un 50% en la fábrica y en un 70% el consumo de agua.

Vale la pena mencionar que la sostenibilidad caracteriza la forma de pensar y trabajar de BMW. La compañía ha liderado el índice de sostenibilidad del Dow Jones durante ocho años consecutivos y es la empresa más sostenible de la industria automovilística.

De esta forma, podemos asegurar que BMW i no sólo tiene un compromiso con la permanente innovación de sus productos o con la calidad, sino que además con el uso de materiales y energía sustentables, que promuevan un mejor futuro para todos.

BMW i y su sustentabilidad a toda prueba