2016 Sacando la voz

Políticas de Inclusión y Diversidad en las Empresas. Por Inclusiva Consultores

wheelchairs-79604_640

El quehacer de http://inclusivaconsultores.com/ vinculado al desarrollo de políticas de inclusión y diversidad en empresas, nos ha abierto un nicho de negocios importante como Consultora. Ésta se relaciona directamente con nuestra experiencia técnica y que además contribuye, en forma importante, al desarrollo del triple impacto en empresas de todos los rubros.

Nos hemos encontrado con empresas que tienen un desarrollo importante de prácticas inclusivas, pero que, sin embargo, no saben cómo mostrar estas acciones. Tampoco  saben si lo que están haciendo está bien o no. En este mismo sentido, nos hemos dado cuenta que en Chile, las empresas tienen una alta conciencia sobre el impacto social, muchas de éstas llevan años desarrollando prácticas inclusivas y mantienen convenios y trabajos colaborativos con Fundaciones, sin que exista ninguna exigencia legal, ni de poltica pública que así lo exija. Es decir, lo hacen porque les interesa el tema y porque creen que en el desarrollo de éstas prácticas contribuyen a la responsabilidad social empresarial.


En Chile hoy en día no existe ninguna obligación legal para incorporar a personas de los grupos de especial protección o de la diversidad a las empresas. La experiencia internacional, por el contrario, nos muestra múltiples países con leyes de cuota: Argentina, Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Canadá, España, Alemania, Austria y Japón.


Según la Organización Internacional del Trabajo[1], alrededor de 386 millones de las personas en edad de trabajar poseen discapacidad y, en algunos países, su desempleo alcanza hasta un 80%. Lo mismo ocurre con las personas mayores, diversidad sexual e identidad de género, extranjeros, mujeres jefas de hogar, etc.

En esta línea, y basado en el valor de la Diversidad, la declaración de Hangzhou, ha definido que el camino para llegar al desarrollo sostenible es a través de una cultura que fomenta la diversidad, siendo esta impulsora del cambio en un mundo más tolerante (Organización de Naciones Unidas, 2013). En ese sentido, ha existido un foco de ocupación mundial, a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2015 , en la igualdad de género, colocando a la mujer en el centro de la definición de mayor autonomía y liderazgo para el futuro.

En Chile, la inclusión laboral de mujeres está bajo el orden mundial, logrando una participación del 45,9% el último trimestre del 2015 (INE, 2016).

En el caso de los extranjeros, Chile se convierte en un lugar importante para recibir inmigrantes, aumentando la tasa de migración en los últimos años a un 2,3% de la población, ubicando a Chile por debajo del promedio mundial (3,2% para el año 2013).

En otro ámbito, Chile avanza hacia la inclusión de LGTB[2] en la discusión pública, la aprobación del Acuerdo de Unión Civil (AUC) realizada en el año 2015, permite darle igualdad de condiciones en la protección de bienes, patrimonio y seguridad social a parejas de igual y mismo sexo, donde el matrimonio igualitario haciende a 21 países en el mundo y las uniones civiles a 17 (Emol, 2015).

En este sentido y realcionado con el tema de la discriminación, una encuesta de carácter nacional, impulsada por el Ministerio del trabajo, arrojó que, en el ámbito laboral, un 50,4% del total de los encuestado LGTB considera “difícil” o “muy difícil” encontrar trabajo, siendo preponderante el grupo transexual, quienes 7 de cada 10 les resulta muy difícil encontrar empleo (Gestión Social & Fundación Iguales, 2016)

En el caso de las personas mayores en Chile, un 74,3% son inactivos y/o desocupados (CASEN 2011). Este porcentaje es significativamente mayor entre las personas mayores que se sitúan entre los primeros quintiles. La principal motivación para insertarse al mercado laboral es la económica con un 75% y las principales dificultades son las barreras tecnológicas (brechas en las habilidades computacionales) con un 62,4% según sus propios relatos (ARS Chile, 2013).

En este sentido, nuestra contribución como Consultora se basa en visibilizar en las empresas el valor de la inclusión de la diversidad, además del impacto social que esto conlleva en los beneficios que las empresas pueden lograr al incorporar grupos de la diversidad en sus plantillas. Por ejemplo, mejora en el clima laboral, en el caso de la inclusión de personas en situación de  discapacidad, mejor relación con los clientes, en el caso de la inclusión de adultos mayores y extranjeros, etc. Y asi podemos nombraar distintos indicadores que nos muestran como la gestión de la diversidad al interior de las organizaciones traen beneficios para el negocio y para la sociedad en general.

Durante el 2015 trabajamos con distintas empresas, entre éstass Empresas SB y Caja Los Andes. La experiencia de trabajar con ellas, nos llenó de satisfacción, en una primera instancia, al ver el gran compromiso y todo lo que han hecho internamente, a pulso y con muy poca preparación y conocimiento, su principal motivación era la de contribuir y aportar con una sociedad más justa y equitativa. En ese transitar, nos encontramos y pusimos en sinergia nuestros conocimientos y sus motivaciones, así en el 2015 se lanzó la “Política de Inclusión, Diversidad y No Discriminación de Caja Los Andes”.

[1] Disponible en: http://www.un.org/spanish/disabilities/default.asp?navid=38&pid=743 (Mayo, 2014).

[2] Población Gay, Lesbiana, Transexual y Bisexual.

Políticas de Inclusión y Diversidad en las Empresas. Por Inclusiva Consultores