La tecnología se ha convertido en un elemento esencial en la vida de las personas. No sólo ha solucionado grandes problemas que antes eran difíciles de resolver, sino que también ha logrado que diferentes tipos de transacciones sean más fáciles, rápidas y seguras de hacer.