Emprendedores Sacando la voz Sacando la voz

Ciclovías: un desafío pendiente para Chile

Mariann Breu, Coordinadora de Huella Ecológica y Mercados de WWF Chile

El 16 de noviembre del 2020, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) anunció el “Plan ciclovías 2021”, proyecto que dentro de sus implicancias, contempla la construcción de 60 km de ciclovías con una inversión de $14 mil millones, y 80 km más en etapa de diseño. Esta situación demuestra la voluntad de avanzar en movilidad sostenible en Chile, lo que se refleja también en los números, situando a Santiago, según datos del BID, como la segunda ciudad latinoamericana con más viajes en bicicleta al día (510.569) en Latinoamérica, solo superada por Bogotá.

Sin embargo, como WWF Chile reconocemos que es necesario que se aumenten y apresuren los esfuerzos en este ámbito, un punto que vale la pena recordar hoy, cuando celebramos el Día Mundial de la Bicicleta.

Según el primer catastro de ciclovías en la región Metropolitana, desarrollado el 2020 por el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE),  no existe un ente exclusivo a cargo del diseño y construcción de ciclovías, por lo que su presencia resulta dispar entre las diferentes comunas. Sin embargo, la reciente elección de gobernadores regionales y sus facultades, podría impulsar la coordinación entre los municipios para el desarrollo de ciclovías integradas a cada ciudad, con una mirada más pertinente a cada territorio, contemplando la densidad poblacional, conexión con el transporte público y distribución de recursos con enfoque en sectores de mayor vulnerabilidad socioeconómica.

Por otro lado, alcaldes y alcaldesas recién electos también pueden contribuir al desarrollo de ciudades más saludables gracias a la promoción de ciclovías y más espacios para peatones. Contar con este tipo de instalaciones en las comunas, promueve una aproximación diferente por parte de sus habitantes, fortaleciendo la socialización en espacios públicos, lo que a su vez revitaliza el comercio a escala local y realza el valor cultural del sector.

¿La bicicleta resuelve el problema de transporte dentro de una ciudad? No, pero ayuda bastante a solucionarlo. Si se garantizan las condiciones en términos de planificación y diseño urbano, la bicicleta resulta un medio seguro (apoyado el usuario por elementos propios como casco, luces de emergencia y elementos reflectantes); económico, ya que su inversión es mucho menor a comprar un vehículo motorizado o al uso de transporte público en un año y, además, es ecológico: no genera emisiones de CO2, disminuye la congestión vial y no incrementa la contaminación acústica.

Las nuevas instancias de participación política, los nuevos rostros y las nuevas administraciones municipales y regionales deben dar el puntapié inicial para avanzar en sustentabilidad con base en el contexto socioeconómico y cultural de cada sector, haciendo que la promoción del cuidado del medio ambiente y su implementación en temas como transporte, signifiquen una oportunidad de movilidad, ahorro y sustentabilidad para la comunidad. En este sentido, la rápida gestión de nuevas ciclovías puede significar un gran impulso para lograrlo.

Post Comment