Casi el 90% de los proyectos del Fondo de Respuesta Comunitaria se centraron en alimentación, agua y suministros para enfrentar la crisis sanitaria del COVID-19
Sociedad Civil

Casi el 90% de los proyectos del Fondo de Respuesta Comunitaria se centraron en alimentación, agua y suministros para enfrentar la crisis sanitaria del COVID-19

Iniciativa impactó directamente a más de 50.000 personas.

Después de siete meses de ejecución termina el Fondo Respuesta Comunitaria, una iniciativa impulsada por más de 40 organizaciones de la sociedad civil, que lograron reunir un monto cercano a los 1.500 millones de pesos y apoyar a más de 50.000 personas, en siete regiones del país.

Las iniciativas que se realizaron con el apoyo del fondo fueron dirigidas a las organizaciones de base y sus propias comunidades. Durante estos siete meses, se ejecutaron 201 proyectos que se centraron en temáticas relacionadas con alimentación, salud y cuidado, higiene y protección, abastecimiento de agua, apoyo escolar y equipamiento tecnológico, entre otras.

De estas iniciativas 71 se ejecutaron en la Región Metropolitana y 130 se distribuyeron entre las regiones de Valparaíso (16%), del Biobío (16%), de La Araucanía (11%),  de Antofagasta (8%), del Ñuble (7%) y de Tarapacá (7%), abarcando un total de 74 comunas a lo largo de todo Chile. Esto tiene particular importancia porque se decidió, como parte fundamental del fondo, que las ayudas no quedaran solo en la RM, sino que abarcaran la mayor cantidad posible del territorio nacional.

Entre las organizaciones que participaron en la ejecución de este fondo están la Fundación Superación de la Pobreza, Colunga, Comunidad Organizaciones Solidarias, San Carlos del Maipo, Ilumina, Mustakis, Careno, Olivo, América Solidaria, Avina y Fundación Ricardo Solari, entre otras,  sumadas a más organizaciones regionales, las que permitieron generar una articulación inédita, potente y descentralizada.

Para el director ejecutivo de Colunga, Arturo Celedón, el rol de las organizaciones fue clave en la realización del proyecto: “Estamos en un periodo de muchas necesidades y demandas, y necesitamos que todas las capacidades se alineen y trabajen juntas para cuidar el bienestar de nuestras comunidades y familias” y agregó que “En las comunidades existen organizaciones muy efectivas, que son quienes tienen el mejor diagnóstico y cuya acción produce solidaridad, cohesión y confianza. Estamos orgullosos y orgullosas de haber podido generar alianzas con tantos dirigentes/as y agentes de cambio que nos permitieron llegar a miles de hogares que estaban en un momento complejo”.

A nivel nacional el 82% corresponde al ámbito de alimentación, y el otro 18% se distribuyó entre abastecimiento de agua y suministros (7%), salud y cuidados (4%), higiene y protección (4%), apoyo escolar (1%) y otros (1%). Así mismo, la mayoría de las organizaciones que se adjudicaron el fondo correspondían a Juntas de vecinos/as (33%). También es importante destacar que el 73% de quienes lideraron los proyectos fueron mujeres y del total de personas alcanzadas el 62% corresponde al mismo género.

Catalina Littin, Directora de Fundación Superación de la Pobreza comenta que “Junto a muchas instituciones intentamos hacer la diferencia, potenciando los activos comunitarios, descentralizando los recursos y poniendo todo a disposición para que los más de 200 proyectos, tan vitales y necesarios en esta pandemia, no decayeran. Sin duda esto no hubiera sido posible sin el compromiso de las propias organizaciones comunitarias que lideraron los proyectos, porque ha quedado demostrado que momentos de emergencia, llegan primero y mejor a sus comunidades con la ayuda que se requiere”.

Post Comment