Construcción sustentable en Chile: ¿Sueño o realidad?
Sacando la voz

Construcción sustentable en Chile: ¿Sueño o realidad?

Por Joaquín Muñoz, Gerente de desarrollo Castellani y Muñoz

Desde que se empezaron a asentar las ciudades y la construcción comenzó a tomar un papel principal en el desarrollo de las mismas, el medioambiente ha sido quien más ha sufrido el impacto de las ganas de establecerse del ser humano.

Por ciclos, la construcción no consideró relevante levantar proyectos que se insertaran de manera pacífica en los entornos naturales, por el contrario, se alteraron muchos suelos, ecosistemas y se generaron toneladas de escombros que terminaron contaminando predios y aguas. “En el curso final de la vida útil de la construcción, todos los materiales utilizados a menudo se convierten en escombros, es decir, que grandes cantidades (50%) se presentan en forma de materiales de desecho” (Lombera, 2010).

Sin embargo, la situación actual del planeta ha movilizado al mundo de la construcción a convertir en una urgencia el desarrollo de proyectos sustentables. Solo tenemos un planeta en el que podemos vivir y debemos cuidarlo para seguir habitándolo. En este sentido, la construcción sustentable se ha vuelto una práctica que ha ido ampliando sus opciones, entregando comodidad y un menor impacto al medio ambiente.

Se entiende por construcción sustentable todas aquellas obras que buscan equilibrio con el medio ambiente a través de una buena planificación, diseño, materiales y optimización desde su origen para un mejor aprovechamiento de los recursos renovables y un menor uso de recursos no renovables. Además, bajo esta lógica es necesario ser flexible en el uso de lo que se construye, tomando en cuenta cómo va a operar y el impacto de esa operación. Bajo esa línea, desde Castellani y Muñoz hemos enfocado nuestros esfuerzos en desarrollar proyectos que tengan conciencia ambiental y que muevan a las personas a preferir vivir de manera sustentable.

Es por esto que somos pioneros en megaproyectos sustentables en la sexta región, lo que no solo contribuye a la descentralización del país, sino también impulsa un habitar consciente. Actualmente, estamos en la quinta fase de Gran Parque Machalí, un espacio que cuenta con el centro comercial, Centro Nuevo, alimentado con energía solar, un parque público/privado donde las personas podrán descansar, edificios de vivienda y edificios de oficina que cumplen con todos los requisitos de la certificación Leed de construcciones sustentables. Además de esto, hemos diseñado este proyecto pensando en fomentar el uso de transportes limpios como la bicicleta. Esto no es todo, porque además, contamos con otro megaproyecto habitacional donde nuestro foco será generar espacios para agricultura vertical y despliegue de mercados orgánicos.

Nuestros esfuerzos no son pocos, así como la de nuestros colegas nacionales que están en una constante búsqueda por mejorar los materiales, las técnicas, eficientando la energía y trabajando para disminuir el efecto negativo de la construcción en el planeta. Sabemos que queda mucho por hacer, pero al menos en Chile se está dando un gran paso para ponerse en sintonía con una tendencia mundial que tiene como mayor beneficiario al medioambiente y a las personas, porque al haber un menor impacto en el planeta estamos agregando salud y calidad de vida para las próximas generaciones.

Post Comment