Día Internacional Sin Auto: por un transporte sostenible para el día a día
Sacando la voz

Día Internacional Sin Auto: por un transporte sostenible para el día a día

Por Tomás Martins, CEO y confundador de Tembici

El Día Mundial Sin Auto fue creado en Francia en 1997, y adoptado por el mundo en el 2000, pasando a ser una de las fechas más importantes en el sector de la movilidad activa.

Pero este año, al igual que en las últimas celebraciones, el llamado será más fuerte al uso de bicicletas o medios de transporte personales sostenibles por el Covid-19.

Las personas ya han atendido al llamado y han comenzado a hacer este cambio dentro de sus posibilidades. Durante las últimas semanas, en las comunas donde se están viviendo las etapas del desconfinamiento, el uso de bicicleta ha ido en aumento. De acuerdo a los datos de Tembici, desde que comenzó la tercera etapa en la Región Metropolitana, los viajes de Bike Santiago han aumentado un 51% en comparación al mes anterior, con recorridos un 13% más extensos. Lo que nos permite hablar de un cambio de hábito en los desplazamientos, que esperamos que se mantenga.

Otro aspecto que creemos que ha influido en el uso de transporte sostenible es la importante disminución de contaminación que las personas han observado durante este invierno. En esa línea, la baja de automóviles, producto de la pandemia, entregó a Santiago los mejores índices de aire de los últimos 20 años de acuerdo al reporte del Ministerio de Medioambiente.

Un logro importante si se considera que la ONU ha estado advirtiendo que la contaminación del aire tiene un costo global de US $ 5,3 billones, equivalente al 7,2% del PIB mundial. Este es el monto gastado en la pérdida de productividad debido a enfermedades relacionadas con la contaminación y también en gastos en salud y medio ambiente. Así, al 2060 la factura será de $ 25 billones, si no se toman medidas que tengan un impacto real.

Si bien sabemos que la bicicleta no es la única solución para los desafíos de movilidad, el llamado que hacemos hoy es a que no perdamos el impulso que nos dio la pandemia para cambiar nuestros hábitos, especialmente cuando se trata de transporte. Lo que hoy es por razones sanitarias, apuntamos a que a futuro sea por la calidad de vida que entrega a las personas trasladarse en bicicleta.